Ariadna Ruiz
  • Jinotega, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Juan Agustín Hernández, de 38 años, fue ultimado a balazos junto a dos amigos que se encontraban con él en su casa de habitación, por cuatro sujetos que ingresaron con engaños a la vivienda, en la comunidad de Sabawás, en Ayapal, municipio de San José de Bocay, denunció ante la Policía de Jinotega, Virginia Yolibeth García Chavarría, esposa de Hernández.

Según García, quien fue testigo del hecho, el suceso ocurrió el martes, cuando ella se encontraba con su esposo, sus tres hijos menores de edad y los dos amigos de su cónyuge, uno de ellos de nombre Bismarck (alias la “Vaca”), y el otro de nombre Leonel (alias el “Pelón”).

“De repente escuchamos que golpearon la puerta principal de un cinchazo (con un machete) y una voz de varón que decía: “Levantate, Juan, que traemos una orden de captura para vos”.

García continuó narrando que su esposo se levantó, les abrió la puerta y, los cuatro elementos, quienes portaban armas cortas, sacaron a las tres víctimas al patio trasero y las pusieron de rodillas, pero como ella los reconoció, salieron huyendo.

“Cuando estaban a unas 200 varas de la vivienda le dispararon a Juan Agustín, impactándolo con cuatro balazos en diferentes partes del cuerpo. A Bismarck le propinaron 12 disparos y a Leonel le dieron cuatro balazos.

Los presuntos criminales responden a los nombres de Apolinar Blancher, de 18 años, alias “Polito”; Dionisio López, de 38, alias “Nicho”; Carlos Rocha, de 18, y Reynerio Blancher, de 30 años, quienes según la Policía, ya fueron capturados, pero continúan las investigaciones.

Según la denunciante, el hecho lo ocasionaron problemas de propiedad con uno de los presuntos autores del crimen, de nombre Apolinar Blancher, ya que este le vendió una manzana de tierra a su esposo, Juan Agustín Hernández, y cuando este le mandaba a decir que le entregara los documentos de las tierras, Apolinar lo amenazaba que se los iba a entregar con balas.