María Haydée Brenes
  •  |
  •  |


El brillo de su piel y los cortes perfectos de sus músculos los hacen parecer enormes réplicas de súper héroes, pero más allá del atractivo de sus cuerpos, la preparación de estos hombres y mujeres la describe una sola palabra: sacrificio.

Y es que las rutinas para cualquier competidor de fisicoculturismo son arduas, corren al menos una hora y media antes del amanecer, levantan pesas entre tres a cuatro horas, y se alimentan exclusivamente de huevos y pollo, que consumen en proporciones equivalentes a su peso en proteínas, y éstas suben en la medida en que el competidor gana peso y pasa a cualquiera de las seis categorías con que cuenta este deporte.

Un competidor de alto rendimiento puede consumir hasta tres cajillas de huevos y seis libras de pollo al día, los que sólo pueden ser cocidos o asados, una hamburguesa o un pollo frito es considerado un “pecado mortal” para quien dedica su tiempo a este deporte.

De acuerdo con Rosa Saravia, medallista de oro Centroamericana --con nueve años de experiencia en competencias--, para que un novato pueda participar en un evento requiere de una preparación constante durante un año completo, sin desvelos, sin comida grasa o dulces.

“La alimentación se basa en grasas no saturadas, no comemos pan a menos que sea integral, no bebemos gaseosas, no comemos dulces o postres, uno deja de comer todo eso, porque cuando estas inmerso en el fisicoculturismo y entrenas a diario, una hamburguesa representa el trabajo y sacrificio de una semana de ejercicio en el gimnasio, y pecar con una hamburguesa o un pollo frito es tirar a la basura una semana de trabajo constante”, destacó Saravia.

Altos costos

Pese a que cada año en las diferentes copas de preparación que se realizan en el país hay novatos que se disputan un puesto para representar a Nicaragua en este deporte, son pocos los que continúan, pues los costos para prepararse para una competencia pueden oscilar entre los dos y cinco mil dólares, una gran cantidad para el común de los jóvenes del país, donde más del 60 por ciento de la población carece de un empleo formal.

“No sólo la alimentación es cara, sino que también un competidor debe garantizarse suplementos alimenticios, quemadores de grasas que cuestan más de cincuenta dólares cada uno, y, por supuesto, contar con tiempo suficiente para entrenar, porque entre correr, levantar pesas y preparar alimentos se te va al menos medio día, y no podes estar sedentario, uno debe estar en actividad siempre”, afirmo Saravia.

Por pasión

Para Saravia los fisicoculturistas de Nicaragua continúan compitiendo por pasión, pues el apoyo de la empresa privada y del Estado es mínimo.

“Cuando uno va a un Centroamericano y gana una medalla, y escucha que el himno suena en los parlantes porque estás dando gloria a tu país, te llenás de orgullo, lograste tu meta. Esa es la única recompensa que tenemos, porque aunque algunas copas como la Campbell que nosotros organizamos acá en el gimnasio regala electrodomésticos, con el apoyo de casas comerciales, ello no equivale a la cantidad de dinero y tiempo que un deportista emplea”, señaló Saravia.

También manifestó que el gobierno se comprometió a apoyar a los fisicoculturistas por medio de la Federación de Fisicoculturismo, pero sugirió que lo ideal sería que el Estado garantizara partidas a los deportistas que se destaquen en sus disciplinas.

“En otros países, los deportistas y atletas destacados tienen un salario, una vivienda que les permite garantizar seguridad a sus familias mientras ellos entrenan, esa es la forma en que el Estado retribuye lo que ellos dan. Ojalá y tomaran en cuenta mi sugerencia para que los deportistas no terminen al final de sus días viviendo de sus glorias pasadas, admirando sus trofeos, sin tener ni siquiera una pensión de vejez”, manifestó Saravia.

Ansiando el agua

Un mes antes de cualquier competencia, un fisicoculturista consume de tres a cinco galones de agua al día, esa cantidad de líquido se disminuye a un galón quince días antes de una competencia, una semana antes se ha bajado a un litro, tres días antes se bebe un vaso de agua al día y dos días antes no se consume nada de agua.

Lo que más ansía el cuerpo es un vaso de agua, dice Saravia. Llevamos nuestro cuerpo al extremo con esta dieta de agua, porque es la única forma como la piel se pegará al músculo y podremos ver la definición de cada uno de ellos.

Después de las competencias, pese a desear beber mucha agua, el líquido debe ser consumido de forma paulatina, primero por vasos pequeños, un litro a la semana, un galón a los quince días, hasta llegar al mes a lo que se consumía al inicio.

“No podés beber mucha agua porque el cuerpo la almacena, de forma que tenés un efecto rebote. A todos en algún momento nos ha pasado que bebemos agua en cantidades y no saciamos la sed, porque nos hinchamos, subimos de peso en una semana, y es agua retenida que no sudamos ni orinamos, porque el cuerpo la reserva, por eso, aunque ansiemos un vaso de agua y sintamos que beberla es un placer, debemos hacerlo con medida”, dijo Saravia.

Además de eso, los fisicoculturistas deben depilarse dos días antes de la competencia con cera o máquina, para que el tinte y aceites que usan en sus cuerpos hagan que su piel se vea pareja y los músculos se definan mejor.

Otro proceso al que se someten es al bronceado diario, dos semanas antes de la competencia se exponen al sol para dorar su piel.

“Todo es parte del proceso para lucir bien ante los jueces, que juzgan no sólo tus músculos sino tu apariencia en general”, concluyo Saravia.

Madre y fisicoculturista

Rosa Saravia se retiró dos años de las competencias para dar a luz a su hijo y cuidarlo, ahora se encuentra compitiendo en la categoría Beauty Fittnes, donde es medallista de oro. “Esta categoría es ideal para las mujeres que desean verse sólidas y femeninas, y responde a que la mayoría de las mujeres no quieren dejar de verse femeninas, y piensan que el fisicoculturismo es crear grandes músculos”, manifestó Saravia.

Con respecto a conjugar su rol de madre y atleta, Saravia respondió que todo implica sacrificios, y que si dormimos más temprano y nos levantamos antes del amanecer cualquier madre de familia puede tener un cuerpo atlético.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus