•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Miembros de la comunidad salvadoreña radicados en esta ciudad se mostraron preocupados por el inminente cierre del Consulado General de ese país en Chinandega, a partir del próximo 1 de septiembre.

Varios salvadoreños afirmaron a este corresponsal, que tienen información confirmada de que el cónsul de El Salvador, José Humberto Méndez, canceló definitivamente el alquiler de la casa que ocupan en el barrio Guadalupe de esa ciudad.

“El cónsul y su asistente Ronald Córdoba serán trasladados a México, es una lástima que Méndez y el embajador en Nicaragua, Juan José Figueroa, no nos llamen para conocer detalladamente lo que está ocurriendo”, indicaron.

Afirmaron que la oficina diplomática es vital para sus gestiones y, a su criterio, es una lástima su cierre, porque Nicaragua tiene vínculos muy fuertes con El Salvador, y limítrofes a través del Golfo de Fonseca.

“De Chinandega y sus municipios acudimos a esa oficina a hacer nuestras diligencias, ya que ir hasta Managua significaría más gastos e invertir más tiempo. Solicitamos al presidente Mauricio Funes que no cierre el consulado, porque nos vamos a sentir desprotegidos”, expresaron los cuscatlecos.

Embajador: “No me han comunicado”

El embajador salvadoreño Juan José Figueroa, expresó vía telefónica a este redactor, que “hasta el momento no me han indicado nada, Chinandega es prioridad por el Golfo de Fonseca, llego frecuentemente a reunirme con las autoridades, en todo caso que los salvadoreños radicados ahí le pregunten al cónsul acerca del supuesto cierre”.

Méndez afirmó que a su oficina no se ha acercado ningún salvadoreño a indagar sobre el tema, y que siguen prestando con normalidad los servicios consulares.

El embajador Figueroa afirmó que en 2015 el Consulado de El Salvador en Chinandega, cumplirá 20 años, y en planes está la reactivación del ferry a través del Golfo de Fonseca, para agilizar el transporte de pasajeros y el comercio.

600 están registrados

Ese consulado tiene un registro de 600 ciudadanos salvadoreños que habitan en el Occidente de este país, aunque la cifra podría superar los 2,000, dedicados al comercio, la agricultura, gastronomía, obreros y profesionales, entre otras actividades.

El Consulado de Honduras, que funcionó varios años en esta ciudad, cerró sus oficinas que estaban ubicadas en el barrio Santa Ana, sin conocerse las razones.