•   Ocotal, Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 200 trabajadores del Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de referencia departamental, conmemoraron ayer el “Día del Trabajador de la Salud”, con una marcha de protesta por el despido del ginecólogo Carlos Emilio Canales Flores, notificado a inicios de este mes.

Al médico se le relacionó con el fallecimiento de una mujer embarazada del municipio Santa María, ocurrido en la última semana de abril. La fémina ingresó al hospital de Ocotal ya con su hijo muerto en el vientre, según lo declaró en su momento el propio director del centro asistencial, doctor Osman Palma.

Según el doctor Canales Flores, la mujer ingresó al centro asistencial con un cuadro hipertensivo del síndrome de Hellp, o preeclampsia, por lo que, de acuerdo con el protocolo médico, por su condición grave debía ser referida a otro centro de resolución mayor o de cuidados intensivos, con el que no cuenta Ocotal. Fue enviada al hospital regional de Estelí, y de allí a Managua, donde murió.

Mantienen despido

Una comisión administrativa que investigó la muerte materna, concluyó que el doctor Canales Flores no tuvo ninguna responsabilidad en el caso.

El director del Silais de Nueva Segovia, doctor Harold Rugama, y del hospital apelaron la resolución ante la Comisión Nacional de la Ley de Carrera Sanitaria, la cual resolvió el despido, del médico Canales Flores, que lleva 18 años de laborar para el Ministerio de Salud y 28 de ejercer la medicina.

“Estamos de luto por el despido del compañero (Canales Flores), de manera injusta, porque él se sometió a un consejo disciplinario del cual salió avante. Nos manifestamos en solidaridad con él y solicitamos su reintegro inmediato y con todos los derechos que tiene todo trabajador de la Salud”, expresó el doctor Sergio Chavarría.

Piden mejores condiciones

Agregó que a inicios de la semana una comisión de 10 médicos se reunió con el director del Silais departamental y del hospital de Ocotal, pero continuaron escuchando la misma posición, de mantener el despido.

Chavarría añadió que esperan que las autoridades superiores del Ministerio de Salud resuelvan la reintegración del ginecólogo “y vean que esto es algo serio y que contamos con el respaldo de la población”.

La marcha donde todos al unísono gritaban “Reintegro, Reintegro”, se sumaron los trabajadores del Centro de Salud “José Dolores Fletes” y de la Policlínica del INSS.

La manifestación también la engrosaron ciudadanos que demandaron en un pronunciamiento que “cesen las arbitrariedades de mezclar la función pública con asuntos personales y partidarios, y se respeten los derechos laborales de todo el personal de Salud”.

“Esta lucha es no solo por mi reintegro, sino por mejorar las condiciones de salud aquí en el hospital, y por la reivindicación de todos los trabajadores de la Salud. Estamos en protesta por todas las injusticias que se están cometiendo aquí en el hospital”, dijo Canales Flores.