•   San José  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con un apoyo inicial de la Fundación Rosa Luxemburgo, RLS, de Alemania, en el primer semestre del año, y la cooperación del Fondo Centroamericano, FCAM, a partir de julio, la Asociación Enlaces Nicaragüenses en Costa Rica, pudo crear un punto de referencia física, abriendo un local en la comunidad Río Azul, un barrio donde cohabitan centenares de familias nicaragüenses y costarricenses de escasos recursos.

“El Punto Enlaces Nicaragüenses en Río Azul nos ayudará a avanzar en propuestas de integración comunitaria, articulación e incidencia y atención de casos propios de los habitantes de la comunidad migrante”, declara Quxabel Cárdenas, coordinadora de la Organización Enlaces Nicaragüenses.

En el local se desarrollarán talleres de computación, tejido, habilidades y emprendimiento, integrando a la población joven (adolescencia y niñez).

Programa radial

Enlaces Nicaragüenses, reconocido por las autoridades de Migración como una organización que aporta a la construcción de la interculturalidad, desde su programa de radio Buscando Vida, ha retomado el intercambio entre comunidades de gran población migrante, como las de Río Azul, La Carpio y otras, para llevar adelante proyectos comunitarios.

“Junto a las mujeres migrantes de la comunidad Río Azul teníamos un sueño que hemos hecho realidad: la instalación de una pequeña oficina que ya está operando, con varios muebles y equipos que nos han donado para apoyar el proyecto donde podamos expresarnos, reunirnos y mostrar propuestas ante autoridades de los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica”, enfatiza Cárdenas.

Río Azul pertenece a Tres Ríos, de la provincia de Cartago. Es conocido porque fue un viejo botadero de basura, por lo que las quejas sobre lo dañino que era el vertedero para esta comunidad de escasos recursos fue tema en los noticiarios nacionales hace unos años.

Río Azul nació en el patio de una cuartería

El comité de Río Azul surgió el 8 de marzo del 2008, en el patio de una cuartería en Quebradas de Río Azul.

“Hace un año nos reuníamos para conocer más de los permisos transitorios de Migración, ya que muchas madres tienen hijos costarricenses, y muchas son trabajadoras domésticas cuyos esposos son guardas de seguridad o trabajan en la construcción. Ese día, llovió mucho y la luz se fue, la casa que nos prestaron era pequeña, los niños corrían asustados. Subir la cuesta fue pesado y luego bajamos cobijados por la lluvia. Fue muy poco lo que pudimos platicar, entonces dijimos: es tiempo de tener un punto donde reunirnos. Así surge un sueño que cumplimos: tener nuestro punto de enlace de los nicaragüenses en la comunidad”, rememora Cárdenas.

 

Trabajo colectivo

Muchas mujeres nicaragüenses de la comunidad trabajan en el proyecto, como Noemí Mendoza, una de las promotoras, quien dedica gran parte de sus horas a este esfuerzo, organizando actividades culturales como el Día de las Madres Nicaragüenses, así como información sobre documentación migratoria y otros.

 

Estrategia comunitaria

En Punto de Enlace Nicaragüense se realizan diversas actividades planeadas como parte de una estrategia comunitaria, como información de políticas públicas, discusión de leyes y decretos, asesorías, distribución de material y algunos cursos como cómputo y tejido.