•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Caficultores nicaragüenses agrupados en la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua, ANCN, exigieron ayer al Gobierno, implementar una campaña nacional para combatir la plaga de la roya en el café, que según los productores podría llegar con más fuerza en el próximo ciclo productivo 2013-2014.

“La plaga de la roya está cada vez más resistente a muchos de los fungicidas que actualmente se utilizan en la fumigación de las plantaciones, por ello necesitamos que el Gobierno, en conjunto con los caficultores, preparemos un plan para combatir la plaga”, dijo Álvaro Reyes Portocarrero, presidente provisional de la ANCN.

En teoría, la roya solamente puede afectar los cafetales que estén en alturas menores de 700 metros sobre el nivel de mar, pero las esporas del hongo están germinando en áreas que están a 1,200 metros sobre el nivel del mar, explicaron los productores.

Según Portocarrero, estudios realizados recientemente por el instituto del Café en Costa Rica, Icafe, se ha llegado a la conclusión de que la roya mutó y se hizo más resistente a los fungicidas que se están aplicando.

Una circular del Icafe, publicada en su sitio web, referida al tema de la roya, cita textualmente que “por este medio se les informa que funcionarios del Icafe ya están trabajando para hacerle frente a dos nuevas razas de roya que se descubrieron en estudios realizados por el Centro de Investigaciones de las Royas del Café (CIFC) de Portugal, a solicitud del Icafe”.

Los caficultores nicaragüenses vienen manifestando desde el año pasado su preocupación por la “agresividad” de la roya del café, que ha golpeado con fuerza a la economía nicaragüense en el actual ciclo. Y que se ha previsto aumente los daños en el período 2013-2014, cuando podría ocasionar la pérdida de unos 600,000 quintales de café y disminuirá en US$75 millones el valor exportable del grano.

Exigen al Gobierno

Portocarrero, durante su comparecencia pública, exigió al Gobierno establecer políticas públicas que ayuden a prevenir que la plaga roya provoque mayores pérdidas.

Las exigencias de los cafetaleros incluyen asistencia técnica, tecnologías y crédito para mejorar la producción (renovación de cafetales).

Por su parte Julio Solórzano, caficultor matagalpino, dijo que “la caficultura (en Nicaragua) necesita políticas de largo plazo, por la naturaleza del cultivo, tenemos ejemplo de países como Honduras que han desarrollado su caficultura gracias a la implementación de políticas acertadas por el Gobierno hondureño, que no hemos tenido en Nicaragua”.

A juicio de Solórzano, Nicaragua debe sumarse a esfuerzos en la adquisición de tecnologías de punta para la caficultura, como lo hacen otros países de la región. “Hay que trabajar en la investigación, validación y difusión de las tecnologías”, agregó.

 

Conforman alianza

Seis asociaciones y cinco centrales cooperativas cafetaleras crearon ayer la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua, ANCN, que agrupa a unos 5,000 pequeños productores de de café.
Álvaro Reyes Portocarrero, que fue elegido como presidente provisional de la ANCN, dijo “esta asociación agrupa a pequeños, medianos y grandes caficultores de todo el país”.
Durante la presentación de la junta directiva provisional, realizada ayer en Managua, los cafetaleros expresaron su interés en establecer coordinaciones más fluidas con el Gobierno central.