•   Corn Island, RAAS, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El equipo de la Costa Caribe, la tropa que dirige Gilbert Smith, golpeó primero en la serie final del Pomares 2013, al derrotar a los Indios del Bóer con pizarra de 2 a 1. Con esa primera victoria, el onceno caribeño demostró que quiere volver a coronarse campeón, al igual que lo logró en 1989, al enfrentarse al Chinandega.

La segunda entrada la comenzó Darrel Campbell con sencillo, golpe a Juan Blandón y sacrificio de Dazzy Sharp hizo avanzar a los corredores. Con el cuadro interior adentro, Dwayne Fox roleteó al short stop y eso permitió poner fuera en home a Campbell.

Y cuando parecía que las esperanzas se acababan, Debrie Benneth disparó imparable remolcador de la estocada que recibió la Tribu en Corn Island. No obstante, los capitalinos igualaron la pizarra en el séptimo producto de cañonazo del emergente Jass Vargas que remolcó a Janior Montes.

La riposta de los costeños llegó de inmediato en medio del delirio de los aficionados frente al pitcheo de Edgard Ramírez, quien perdió el juego utilizando 114 lanzamientos y fue a través de un wild pitch que llegó la anotación del éxito. En este primer partido predominó la Costa Caribe y como dirían muchos en Corn Island… ¡Winamba!

Conato de pleito

Cuando estaba por pasar a mejor vida el encuentro, Winston Dávila, del equipo Bóer, pasó cerca del tercera base costeño, Darrell Campbell, y además de dar su pequeño empujoncito con el hombro, le dijo que jugara limpio que su actitud en jugadas contra Edgard Montiel y Kenny Alegría, era malintencionada.

“Me pasó empujando sin ninguna necesidad, ya estaba out y llegó cerca de mí a pegarme con el hombro, por lo que me molestó y le dije qué le pasaba, cuál era su problema. Pero no tengo duda de que fueron Julio Sánchez y Sandy Moreno los que provocaron todo este problema, y me amenazaron de que me cuidara cuando llegara al Pacífico”, indicó Campbell.

Por su parte, Dávila indicó que “se me puso en medio y yo no iba a quitarme. Inmediatamente me dijo hijo de p… que no tenía miedo que me pegara una buena tunda, y por supuesto que no me iba a quedar callado, aunque fuera más alto que yo”.

El timonel de los Indios, Julio Sánchez, no escondió su sorpresa de las expresiones de Campbell. “Ese muchacho anda jugando con maldad, se barrió para lastimar a Montiel y después golpeó en la nariz a Kenny, de manera que era él que estaba buscando líos”.

Ambiente festivo

Desde nuestro aterrizaje ayer en Corn Island, era sencillo percibir ambiente de béisbol en algunos sectores de la isla. Sin embargo, la respuesta de los aficionados fue lenta, aunque efectiva, y permitió repletar de punta a punta el pequeño Estadio “Karen Tucker”, que tiene capacidad para 2,500 personas.

El ambiente fue pintoresco, con el colorido y la emoción que saben imprimir los costeños. El patí, ceviche, guabul (comida misquita), así como palomitas de maíz, sodas y la infaltable --pero dañina-- cerveza, eran parte del menú en los incómodos pasillos del estadio.

Por su parte, en el sector derecho cerca del dogout del equipo Costa Caribe, la popular “Popó” alegraba a los seguidores de esta tropa que no ha podido coronarse desde 1989, pero que hoy dio su primer paso al imponerse 2 carreras por 1.

Vestida de uniforme blanco con letras rojas, Dalila Josefina Marquinez Garth, mejor conocida como “Popó”, quien es considerada una fiel aficionada costeña, pegaba sus acostumbrados gritos con su voz ronca y sonora, para incentivar a algunos de quienes ella denomina “mis muchachos”.

Sonó y sonó

Y mientras transcurrían los innings, el encargado del sonido en el estadio pasó poniendo la canción de guerra de la Costa Caribe, esa que compuso el cantante conocido como Sabú, que radica en Miami, pero cuyos orígenes son costeños.

“Es el tema musical que ha identificado al equipo este año, y es muy representativo porque el ritmo es tipo reggae, y nombra a gran parte de los jugadores que están destacando en el campeonato”, indicó Charles Sharp, un aficionado que respaldaba a su club con mucha entrega.

Según se informó, ese tema que ponen en los escenarios de la Costa fue elaborado antes de arrancar la semifinal contra Rivas, que se extendió a los cinco juegos y que dominó el Caribe.