•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como parte de los festejos por el centenario de la provincia eclesiástica y de la Arquidiócesis de Managua, la parroquia de La Asunción, de Masaya, realizó ayer una exposición del pequeño tesoro que posee en arte sacro, en la que además se logró conocer la historia de este antiguo templo.

El presbítero Bismarck Conde, Vicario foráneo de la iglesia Nuestra Señora de La Asunción, indicó que la exposición incluyó interesantes documentos encontrados en los archivos del templo, el más antiguo, un libro del año 1700, así como documentos de 1870, en los que el único obispo de Nicaragua, monseñor Simeón Pereira, manda cartas a los vicarios foráneos.

“Esta parroquia tiene mucha historia, han estado personajes ilustres. En su pila bautismal se han bautizado grandes compositores musicales como (Alejandro) Vega Matus, también (se han bautizado) obispos que han estado en la provincia eclesiástica”, dijo Conde, en alusión a los obispos Silvio Báez y Leopoldo Brenes.

El público también logró conocer sobre la vida de la parroquia, la estructura del templo y los cambios sufridos a lo largo del tiempo.

Bienes resguardados en bóveda bancaria

Tras los fuertes daños sufridos en el edificio religioso durante los sismos del año 2000, las autoridades eclesiásticas decidieron conservar en la bóveda de un banco, los pequeños tesoros que tiene la parroquia, algunos de los cuales vieron de nuevo la luz ayer.

“Ahora hemos puesto algunos (en público) como la corona de la Inmaculada de Masaya, es única. Es una imagen antiquísima y la corona está deteriorada, no quisimos limpiarla para que la feligresía sepa que hay que invertir” en su restauración, dijo el párroco, quien lamentó que con el tiempo se hayan perdido muchas reliquias como una naveta de 1889, un objeto pequeño en forma de nave que se utiliza para colocar el incienso antes de ser quemado en el incensario.

Sin embargo, son muchos los objetos de gran valor histórico que conserva la iglesia de La Asunción, como una campana contemporánea a la fundación de la parroquia, fechada en 1734, así como el frontal de plata.

Más publicidad

Manuel Castro, originario de Masaya, llegó por casualidad a la iglesia de La Asunción, porque le habían dejado una tarea a su hijo, y para su sorpresa encontró ayer la exposición.

“Considero muy buena esta iniciativa, porque es necesario preservar nuestra historia y cuidar los bienes de la iglesia. Me hubiese gustado que le hubiesen dado más publicidad, porque esto no puede apreciarse todos los días”, dijo el visitante.

La hoy Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Patrimonio Nacional en 1999, fue construida a mediados del siglo XVIII. En 1883, 117 años después, fue reconstruida debido a los daños ocasionados por el paso del tiempo.