•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las fiestas agostinas en honor a la virgen de La Asunción, patrona del antiguo poblado indígena de Xalteva, en Granada, iniciaron la tarde de ayer bajo una incesante lluvia, con una alegre corrida de diez toros que empezó en la Hacienda Las Puertas, al sur de la ciudad colonial y que atravesó sus principales calles, como de costumbre llenas de espectadores.

El tope de toros fue precedido por un convivio ofrecido a los montados por la Asociación de Caballistas de Granada, que incluyó competencias amistosas de polo a caballo y carreras con obstáculos, como parte de una iniciativa impulsada este año por don Dionisio “Nicho” Cuadra, quien quiso darle un toque diferente a la festividad.

El tradicional tope de toros se remonta a hace cuatro siglos y medio, según las crónicas de don “Nicho”, quien relató que los primeros animales que participaron en esta fiesta fueron traídos desde el departamento de Chontales, a través del lago Cocibolca.

Arreados hasta Xalteva

“Un periodo en que Granada comercializaba con Chontales y Río San Juan, a través del lago. Los granadinos celebraban sus fiestas agostinas en la misma época que los chontaleños, pero en nuestro vecindario no había toros suficientemente bravos como para llevarlos a la barrera para que el pueblo gozara, entonces los traían por Puerto Díaz y los bajaban en Tepetate, de ahí los montados los arreaban hasta Xalteva, donde realizaban la fiesta”, refirió Cuadra sobre el origen de esta celebración que cada año anima a los granadinos y a los miles de turistas que visitan la ciudad.

Desfile hípico el próximo domingo

En tanto, el presidente de la Asociación de Caballistas de Granada, Gerald Gómez Castillo, invitó a todos los nicaragüenses amantes de los equinos, a participar en el desfile hípico previsto para el próximo domingo.

“El hípico siempre saldrá del estadio municipal, seguirá por la calle Real Xalteva, pero no pasará por la Plaza de la Independencia, este año vamos a desfilar frente al hotel Alhambra y luego giramos a la derecha hasta concluir en El Malecón, frente al lago Cocibolca”, expresó.

Los organizadores aspiran a reunir a unos 5 mil montados procedentes de todas las regiones de Nicaragua, de Centroamérica, Estados Unidos e incluso de Europa.

La celebración de los toros estuvo resguardada por unos 380 agentes policiales, una buena parte enviados desde la capital para la ocasión.