•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, informó ayer que el 89% de los adultos mayores que cumplieron 60 años y cotizaron al menos 250 semanas con derecho a pensión reducida, ya retiraron su primer pago, a partir del 5 de agosto, fecha en que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) empezó a cumplir con el decreto presidencial 28-2013.

Según el presidente de esa organización, Porfirio García, en la primera semana que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, empezó a pagar la pensión reducida de vejez, 9,752 viejitos --de 10,952--, “se fueron a pagar”.

El INSS empezó a pagar desde el pasado 5 de agosto en diversas sucursales bancarias de todo el país la pensión reducida de vejez. El Gobierno manifestó que el desembolso para ese pago del mes de agosto se estima en C$18 millones.

García expresó a El Nuevo Diario que los pagos se realizarán los 5 de cada mes, y que estos podrán ser retirados hasta el día 22. “Pero a diferencia de los bonos, que si uno no llegaba a retirarlo se perdían, en el caso de las pensiones se van acumulando de no llegarse a cobrar en el mes”, explicó.

El presidente de la UNAM afirmó que solo 1,200 adultos mayores no han recibido la pensión este mes, porque en algunos casos hubo problemas con la entrega de las esquelas de retiro.

3,000 nuevas solicitudes

De acuerdo con García, en esta semana empezaron a recibir nuevas solicitudes de adultos que tienen derecho a pensión, las cuales trasladarán al INSS para que empiecen a cobrar a partir de septiembre. “Hemos recibido 3,005 nuevas solicitudes de personas que van a recibir su pensión porque cumplen con todos los requisitos de Ley”, sostuvo.

Asimismo, dijo que seguirán actualizando esa lista hasta llegar a los 15,000 ancianos que su organización registra, pero indicó que es un proceso “paso a paso”, porque están revisando la documentación de casa caso.

En septiembre próximo el INSS empezará a entregar carnés de pensionados a los 10,952 adultos mayores para llevar un mejor registro, según García. Pero también para recibir otros beneficios de pensionados, como descuentos en el pago de servicios básicos, en la compra en supermercados y pago de bienes e inmuebles, entre otros.

Una lucha justa

Los adultos mayores exigían la pensión reducida desde 2005, aunque fue hasta 2010 que empezaron a presionar con protestas en las calles.

García manifestó que ha sido una “lucha justa” para beneficiar a todos los adultos mayores que cotizaron durante varios años al INSS.

Funcionarios del Gobierno calculan que serán necesarios entre C$600 y C$800 millones al año, para que el INSS mantenga el pago de la pensión reducida a los adultos mayores.

De acuerdo con el Anuario Estadístico del INSS 2012, un total de 63,968 pensionados por vejez recibieron C$3,791.2 millones en concepto de pensión.

Las ayudas técnicas

El presidente de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, Porfirio García, indicó que han solicitado diversas ayudas para los afiliados de su organización, a través de la Promotoría Solidaria.

612 solicitudes para Plan Techo

148 ayudas técnicas para lentes

15 bastones

5 sillas de ruedas