•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

En Nicaragua, los tres últimos meses de la temporada lluviosa tendrán un comportamiento "normal", informó hoy el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.

"Desde agosto hasta finales de octubre va a ser un período lluvioso muy normal, con lluvias cercanas a lo que normalmente debería caer", dijo el director de Meteorología del Ineter, Marcio Baca, en rueda de prensa.

De este modo, en el Pacífico Occidental de Nicaragua podrían llover aproximadamente 212 milímetros, que es la norma histórica de referencia del Ineter para la zona.

Un milímetro en meteorología es la altura que alcanza el agua en un recipiente de un metro cuadrado.

En el Pacífico Central de Nicaragua los acumulados de precipitación deben marcar 163 milímetros, y en el Pacífico Sur 205 milímetros, de acuerdo con las normas históricas.

En la región Norte del territorio nicaragüense se esperan acumulados de 151 milímetros y en el Centro 115 milímetros.

El Ineter prevé que, al igual que todos los años, el litoral Caribe sea el más lluvioso. En la Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN, la norma histórica es de 361 milímetros, y en la Región Autónoma Atlántico Sur, RAAS, es de 453 milímetros.

La cantidad en milímetros, sin embargo, no es uniforme para todos los municipios de Nicaragua, sino para los sitios donde se encuentran las estaciones meteorológicas del Ineter, recordó Guillermo González, presidente ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred.

Esto significa que, donde siempre ha llovido en exceso seguirá lloviendo igual, y donde suele llover menos, continuará en la misma situación, según explicó Baca.

En ese sentido, mientras la región del Caribe nicaragüense es la más lluviosa, los municipios más secos, ubicados en una franja angosta desde la frontera con Honduras hasta el norte del Gran Lago de Nicaragua, podrían recibir menos lluvias.

No obstante, las previsiones podrían ser alteradas por fenómenos extremos, como huracanes o sequías, recordaron las autoridades, aunque en este caso la falta de agua no fue contemplada por el Sinapred, por falta de condiciones para que eso ocurra.

Igualmente el Ineter descartó inundaciones en el corto plazo por crecidas de ríos, puesto que las lluvias disminuyeron drásticamente en el último fin de semana.