Ariadna Ruiz
  •   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de haber sido suspendido en cuatro ocasiones, este lunes se efectuó la primera parte del juicio al norteamericano Basil Givner, formalmente acusado por el Ministerio Público por el delito de asesinato en perjuicio del joven jinotegano Haley Silva Soza, hecho ocurrido en julio de 2012.

La acusación presentada por el Ministerio Publico, a través del fiscal auxiliar Róger Chévez, dice textualmente que la víctima fue privada de la vida posiblemente el 25 de julio de 2012, mientras estaba acostado en la casa de Givner. El acusado lo ultimó causándole una primera herida con arma blanca en el cuello, cortándole la tercera vértebra cervical hasta lograr decapitarlo.

Luego, con la misma arma, le cortó los miembros superiores y el miembro inferior derecho.

Posteriormente lo dividió en dos, cortándole la mitad del abdomen para luego depositar las partes del cuerpo de Silva Sosa en diferentes bolsas plásticas negras, las cuales --con excepción de (las que contenían) la cabeza y el brazo izquierdo, el señalado guardó en su casa hasta el 1 de agosto de 2012, cuando fue capturado en el inmueble.

Los testigos presentados en esta primera parte del juicio técnico, fueron Yesenia Picado, quien era pareja de Silva; Ivania Úbeda, prima de la víctima, quien relató que su pariente desapareció desde el 19 de julio de 2012, por lo que ella y Picado pusieron la denuncia de la desaparición de Harley.

Luego Úbeda reconoció la cabeza y el brazo de su primo, los que fueron encontrados en el basurero de Jinotega el 28 de julio del año pasado.

 

Declaran recicladores

Los ciudadanos Alejandro Gómez y Juan José García, recicladores del basurero de Jinotega, declararon que ellos realizaron el hallazgo de la cabeza y del brazo de Silva en el vertedero y dieron parte a las autoridades.

Otro testigo no menos importante fue el señor Hugo Guerrero, de 71 años, quien habita en la casa contigua donde alquilaba Givner, y fue quien denunció ante la Policía de Jinotega que él y su familia desde hace 10 días no aguantaban el hedor que emergía de la vivienda del acusado, lo que valió para que las autoridades realizaran el allanamiento.

Liz Centeno Kauffman, jueza a cargo del proceso, luego de los testimonios anunció que el juicio por su complejidad será extenso, y ya que no se presentaron algunos testigos que se esperaban en esta audiencia, la judicial lo reprogramó para el próximo 22 de agosto a las 2:00 p.m.