•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

 

Dos jóvenes que resultaron quemados ayer en la explosión del taller de pólvora El Fénix, de Juigalpa, fallecieron en las primeras horas de este miércoles en el hospital “Lenín Fonseca” de esta capital, hasta donde se les había trasladado con severas quemaduras, con lo que el número de víctimas mortales del accidente ascendió a tres.

El primero en rendirse a la muerte, en los primeros minutos de este miércoles fue Wilmer Hernández, de 22 años, quien tenía quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo.  Una hora más tarde fallecía en el mismo centro asistencial, su compañero de labores, Franklyn Amador, de la misma edad.

Fuentes médicas del hospital “Lenín Fonseca”, indicaron que Yorlan Masis, de 20 años, el tercer trabajador que sobrevivió a la explosión, continúa en la Unidad de Cuidados Intensivos en condición estable, pero bajo pronóstico reservado.

Según los resultados de la investigación realizada ayer por los peritos de Avexi, de la Policía Nacional, la explosión fue producto de una mala manipulación de la pólvora.

En el accidente falleció instantáneamente el propietario del pequeño taller de pólvora, Daniel Ernesto Medina Velásquez, de 36 años, cuyo cuerpo fue hallado calcinado entre los escombros.

Una quinta víctima de la explosión del taller de pirotecnia situado en el campamento Las Lomitas, de Juigalpa, Chontales, es Ruddy Laguna, de 30 años, quien es el vicepresidente de las fiestas patronales de Juigalpa, quien había llegado a lugar a retirar fuegos artificiales. Aunque esta mañana se desconocía su estado de salud.