•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desbordante fue la participación de los fieles católicos este miércoles 14 de agosto, durante la celebración de la Gritería Chiquita o de penitencia en honor a la Asunción de la Virgen María en la ciudad de León.

El repique de campanas y la quema de pólvora a las 6:00 p.m., dieron por iniciada la fiesta religiosa que cumplió 66 años de celebración ininterrumpida, después de que en 1947 monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, Obispo de la Diócesis de Occidente, instauró dicha celebración, tras implorar a la Asunción de María su intercesión para que cesara la erupción del Volcán Cerro Negro.

Después del grito legendario de “¿Quién causa tanta alegría?” a las 6:00 p.m., pronunciado por monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León, se produjo la quema de pólvora, toros encohetados, espectáculo de pólvora china y los tradicionales bailes de gigantonas al ritmo de chicheros.

Críticas al aborto

El prelado sostuvo durante la homilía que existe una unidad muy íntima entre la maternidad y la vida, “esto me da motivo para exhortar a todos, que si amamos a la Virgen María debemos respetar la vida desde su concepción materna. El respeto a la vida es glorificación a Dios y respuesta de fe que nos concede la existencia”.

El religioso agregó que no debemos dejarnos llevar por las corrientes que luchan contra la vida a favor de aborto y de hechos que lesionan la existencia humana.

Tras las críticas vertidas en días anteriores por congregaciones evangélicas, que se oponen a la instalación de imágenes de la Virgen de Mercedes, patrona de la localidad en los empalmes de la carretera León-Managua y León-Chinandega, el obispo Vivas Robelo expresó que las predicaciones protestantes consiguen sus objetivos y lesionan el sentir del gremio católico.

En la Avenida Rubén Darío, costado oeste del Parque Central de la localidad, se instalaron alrededor de 26 pequeños altares religiosos por parte del Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, que fueron asignados a las distintas instituciones del Estado.