•   Managua y Masaya  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La ambición por el dinero ajeno parece haber sido lo que empujó a la abogada Verónica Cruz y a su pareja, Maynor Ponce Urbina, a perpetrar el doble asesinato contra Yolanda Jiménez Báez, de 51 años, y del hijo de esta, Arlan Ortega Jiménez, de 24.

Esto porque según lo dicho en conferencia de prensa por la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, el móvil del doble asesinato fue el robo de U$13,500.

La ejecución de madre e hijo tuvo dos escenarios, explicó la jefa de la institución policial. Primero en Managua, a eso de las 4:00 p.m. del 14 de agosto, en la oficina de la abogada Verónica Cruz, en el barrio Campo Bruce, adonde fueron citadas las víctimas.

El primer escenario

En ese sitio, Maynor Ponce Urbina agredió con un bate de aluminio a Arlan Ortega Jiménez y a Samuel Barraza Jiménez, quien sobrevivió al ataque simulando estar muerto.

En la oficina de la abogada Cruz, las víctimas además de ser golpeadas con el bate de aluminio también fueron apuñaladas en distintas partes del cuerpo, indicó Granera.

Luego fueron introducidas en bolsas plásticas y subidas en el vehículo. Yolanda Jiménez Báez fue colocada en el asiento trasero, y sus dos hijos en la cajuela del automóvil.

Rematados en la oscuridad

Después, Cruz y Ponce tomaron el control del vehículo, y llevaron a las víctimas hasta el sitio conocido como la “U”, en la carretera que conduce a la comunidad El Pochote, según las investigaciones policiales.

En ese sitio, Yolanda Jiménez Báez y Arlan Ortega Jiménez fueron rematados, cada uno de un impacto de bala en la frente, mientras que Samuel Barraza Jiménez recibió otro en la garganta, pero logró sobrevivir simulando estar muerto.

La jefa policial dijo que la ejecución de madre e hijo ocurrió a eso de las 10:00 p.m. del pasado miércoles, agregando que Samuel Barraza, herido, logró salirse de la cajuela del automóvil al amanecer del jueves, y caminó aproximadamente un kilómetro, donde fue auxiliado por un campesino de la zona.

Como fríos criminales

Después de cometido el doble asesinato y de creer que también le habían quitado la vida a Samuel Barraza Jiménez, la abogada Verónica Cruz y su pareja los dejaron abandonados en el sitio antes referido, y caminaron unos tres kilómetros.

En el trayecto abordaron un taxi que los trasladó a Managua --frente al restaurante El Quetzal--, pero antes la pareja de presuntos criminales pasó por una pulpería comprando gaseosas.

Una vez en Managua abordaron otro taxi que los llevó al barrio Campo Bruce, donde la abogada Cruz tenía su oficina, y donde aparentemente lavaron la ropa con la intención de eliminar las manchas de sangre que les habían dejado las víctimas.

Antecedentes del doble crimen

La primera comisionada Aminta Granera explicó ante los periodistas que el doble asesinato tiene como antecedente la compra de una propiedad de 279 metros cuadrados, por parte de Yolanda Jiménez, en el barrio Chino de La Paz Centro, municipio de León.

Para la compra de la propiedad Jiménez hizo un préstamo de U$12,000 a Danilo Carvajal Chavarría, el 16 de marzo de este año. Carvajal, actualmente, está preso en la Cárcel Modelo de Tipitapa por robo con violencia.

Como garantía del préstamo, Jiménez entregó a Carvajal la escritura de la propiedad que compró en La Paz Centro a la familia Obando, dijo la jefa de la Policía.

Como Jiménez era asediada con el cobro de exagerados intereses por parte de Carvajal, ella lo denunció el 15 de junio por usura en el Estación IV de Policía, en Managua, explicó Granera.

Cruz no entregó escritura

Un mes después --el 15 de julio-- Yolanda Jiménez y Danilo Carvajal llegan a un acuerdo extrajudicial, mediante el cual la denunciante desiste de la acusación y el prestamista del cobro de los intereses.

Como parte del mismo acuerdo, Jiménez pagó los U$13,500, pero una vez que exigió la devolución de la escritura a la abogada Verónica Cruz, fue que se produjo el doble

asesinato.

Policía con abundantes pruebas

La abogada Verónica Cruz tiene antecedentes policiales por uso de falsos documentos, y su pareja Maynor Ponce, por robo con intimidación, confirmó la primera comisionada Aminta Granera. La Policía cuenta con el testimonio de 17 acusados y con 10 reconocimientos de reos.