•  |
  •  |
  • END



En este primero de diciembre, Día Internacional de la Lucha contra el VIH-Sida, el gobierno de Daniel Ortega fue aplazado por la Procuraduría de Derechos Humanos, la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y Asociación Nicaragüense de Personas que Conviven con VIH-Sida (Asonvisida), porque consideran que hasta el momento no hay beligerancia ante el tema.

“En realidad es poco lo que el gobierno ha hecho por la personas que conviven con el VIH, hace falta acceso a los tratamientos de retrovirales, y falta de atención médica integral, entre otras cosas. Es necesario que se tenga voluntad política para tratar de hacer un trabajo más efectivo ante la prevención de la epidemia que representa el Sida”, expresó Carlos Humberto Martínez, analista de investigación de la Procuraduría de Derechos Humanos en la dirección de defensa las personas que conviven con el VIH-Sida.

Señaló que lastimosamente el gobierno no ha actuado con beligerancia sobre el problema de la infección, no así la sociedad civil, que todo este tiempo ha obtenido logros sustantivos.

El analista comentó que una de las instancias que sub ejecutó fondos este año fue el Mecanismo de Coordinación de País, que nació como una respuesta a la oportunidad presentada por el Fondo Mundial de elaborar una Propuesta Nacional que garantizara mayor viabilidad en la ejecución, evaluación y control de proyectos dirigidos a fortalecer los programas de lucha contra tres enfermedades transmisibles que han impactado al mundo en los últimos años: VIH-Sida, tuberculosis y malaria.

Otras fuentes vinculadas al tema informaron que este fondo representaba 18 millones de dólares, de los cuales 10 estaban dirigidos a combatir el VIH-Sida y el resto se repartiría en los programas contra la tuberculosis y la malaria.

Sin embargo, ese dinero no se obtuvo porque las instancias gubernamentales pertinentes, Minsa y el Consejo de Comunicación y Ciudadanía, manejado por la primera dama Rosario Murillo, no dieron respuesta en su momento para el desembolso de los fondos.

Falta sensibilidad

Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo de la CPDH, dijo que es alarmante ver que las cifras van en aumento y que el gobierno no le da la importancia debida a esta enfermedad.

A tal nivel es esto, que comenta que “es de nuestro conocimiento de que la ministra de Salud, Juana Maritza Cuan, por apoyar el V Congreso Centroamericano de VIH-Sida (Concasida), fue despedida”.

También acusó que hay discriminación por parte de entes gubernamentales contra la personas portadoras del VIH, recordando la denuncia de una ciudadana que se hizo el análisis de sangre y fue humillada por los diferentes funcionarios que atienden este problema en Jinotega. Al final, se supo que el dictamen de positivo estaba equivocado.

“Este gobierno debe tener sensibilidad humana para tratar estos temas tan delicados. Lamentamos que el presidente Ortega tenga tan mala visión de las organizaciones de la sociedad civil, que es un apoyo para impulsar planes de trabajo en beneficio del país. Esto lo digo porque a partir de este año sentimos que nació una guerra contra los ONG”. Diciendo esto, Carmona recordó el proceso judicial recientemente abierto contra nueve integrantes de la Red de Mujeres contra la Violencia.

No hay respuesta nacional

Por su parte, Víctor Rivera, asesor legal de asistencia técnica de Asonvisida, dijo que si bien en el gobierno anterior el trabajo de lucha contra el Sida no estuvo en un lecho de rosas, por lo menos entonces había mayor coordinación de las instituciones gubernamentales encargadas con las organizaciones de sociedad civil, y se dio mayor seguimiento al tema.

“Nicaragua ante la infección está en un término medio, pues en comparación con los otros países de la región somos los de menor índice, con 2 mil 984 de casos positivos. Sin embargo, el sub registro se calcula en hasta 20 mil personas”, dijo Rivera, argumentando que la infección avanza porque la población no es provista de una educación de prevención, además, muchos ignoran su condición de positivos por la falta de acceso a la prueba del VIH.

“No hay una respuesta nacional dirigida y financiada por el gobierno. La respuesta nacional está fundamentada en el financiamiento del Fondo Mundial, un consorcio de agencias internacionales independientes y de gobierno que aportan fondos a un fondo común para financiar iniciativas contra las enfermedades más sentidas a nivel mundial”, dijo el asesor.

Una de las pocas actividades del año sobre la problemática y bajo la coordinación del gobierno, fue anunciada ayer por autoridades del Minsa. Se trata del lanzamiento de una campaña para prevenir el incremento de los casos de VIH y Sida.

El doctor Juan José Amador, Director de Vigilancia Epidemiológica del Minsa, dijo que dicha campaña se realiza en coordinación con organizaciones no gubernamentales, como OPS y Unicef.

Niños vulnerables ante VIH

Tania Sirias

Más de 2 millones personas en Latinoamérica tienen VIH, y de este total, 47 mil son niños y adolescentes, según cifras del Fondo de Población de las Naciones Unidas en 2006. El panorama en Nicaragua tampoco es alentador, pues según la Organización Panamericana de la Salud, se estima un sub registro de casos del 60 por ciento a nivel nacional.

A junio de este año se registraban 2 mil 739 casos, de los cuales 1 mil 704 viven con el VIH, 72 son niños y 164 son adolescentes. De este universo 380 se encuentran en la etapa Sida, y, desafortunadamente, 31 son niños y adolescentes.

“El VIH es una epidemia que también está afectando a la población infantil, es por ello que se deben tomar en cuenta los diferentes factores que los hacen vulnerables”, dijo Carlos Pernudis, movilizador de la Estrategia de VIH y Niñez del centro Dos Generaciones.

Comentó que en América Latina y el Caribe se calcula que unos 50 mil niños y niñas menores de 15 años tienen VIH, y alrededor de 3 mil nacen de madres con VIH, sobre todo en el Caribe. El 70 por ciento de niños afectados con VIH fallecen antes de los 2 años y casi el 90 por ciento fallece antes de los 5 años.

Según un informe de Onusida, los pequeños son las principales víctimas de violencia, y por ello tienen altas probabilidades de contraer el VIH. Dicho informe destaca que la violencia sexual no es privativa de las mujeres adultas, y en el caso de los niños están más propensos a contraer el virus.

Pernudis destacó que la falta de educación formal y sexual en las escuelas, además de la pobreza extrema, ponen a la niñez en riesgo de explotación sexual y abuso, convirtiéndola en un sector vulnerable.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus