•  |
  •  |
  • END

Diversos sectores sociales y políticos del país emplazaron ayer al fiscal general Julio Centeno, para que cumpla con sus funciones como cabeza constitucional del Ministerio Público, y evitar que esa entidad sea utilizada para persecuciones políticas, si como dice no comparte las actuaciones de la “Adjunta” y sus fiscales.

Los entrevistados estimaron que si Centeno no se siente capaz de hacerse respetar como autoridad máxima, que renuncie a su cargo de manera digna para no convertirse en “cómplice” de acciones que violentan las leyes y derechos humanos de los nicaragüenses.

“El fiscal por decoro y respeto a sus 40 años de profesión debería imponer la autoridad que la Constitución Política le confiere, él debería ordenar que se respete el debido proceso, que se enmiende lo que se ha hecho mal, y si las violaciones son demasiado graves, suspender la investigación”, dijo el director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión.

Tiene autoridad para revertir
“Él (Centeno) es claro y lo reiteró ayer entrevistado en la televisión, al decir que este caso nunca tuvo que haber salido del ámbito administrativo del Ministerio de Gobernación, es decir, la máxima autoridad difiere de lo que se está haciendo, entonces que se imponga, si no mejor que renuncie para no ser partícipe de acciones que violentan el marco constitucional del país”, añadió el activista de derechos humanos.

Centeno reveló en una entrevista telefónica con EL NUEVO DIARIO, que fue relegado en el caso que ha iniciado el Ministerio Público en contra de las ONG, Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco) y el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), por decisión del Ejecutivo de pasar el caso a la fiscal adjunta Ana Julia Guido, saltando sobre su persona.

El fiscal, que se molestó con el titular que END puso ayer a la entrevista, reconoció todo lo que dijo en ella, entre otras cosas, que se está utilizando a la Fiscalía para hacer persecución política, en acciones por las que dice no tiene que responder él, sino la fiscal adjunta Guido y los funcionarios que ella ha delegado para llevar adelante este caso.

El fiscal general lamentó la visión que la población está teniendo de la Fiscalía por la investigación que ha iniciado en contra de Cinco y el MAM, pues a su criterio se trata de un caso que nunca tuvo que haber salido del ámbito administrativo del Ministerio de Gobernación.

“Manda, pero no le hacen caso”
“Lo que dijo el fiscal es como la broma que hacemos popularmente, y que decimos: ‘Yo mando en mi casa, pero nadie me hace caso’, es decir, es una admisión que no se puede aceptar de una persona con tal investidura. Es inaceptable”, señaló Carrión.

Añadió que, en este caso, de manera contradictoria, el Ejecutivo que está acusando a Oxfam, a Cinco y al MAM de “triangular dinero” en una acusación que no ha demostrado fundamento alguno, se encargó de ‘bypasear’ la información del caso enviada por Gobernación al fiscal, violentando la Constitución y la Ley del Ministerio Público.

“Esto lo que evidencia es que la Fiscalía es la extensión partidaria de cómo está repartida la institucionalidad, en otro episodio triste para nuestro país. Él tiene la capacidad de encauzar la legalidad e institucionalidad de la Fiscalía, es una gran oportunidad de frente a los nicaragüenses”, estimó Carrión.

“Es a él a quien se le pedirá cuentas”, dice Edmundo Jarquín
El ex candidato a la Presidencia por el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) Edmundo Jarquín, dijo a EL NUEVO DIARIO que Centeno tiene dos salidas: “O renuncia y se va con la frente en alto, o asume su responsabilidad como jefe de la Fiscalía. No hay más qué hacer, porque seguir de la forma en que se encuentra es prestarse al juego de esta persecución política contra las ONG”.

Añadió que al escuchar la entrevista de Centeno con EL NUEVO DIARIO a través de la página web, se concluye rápidamente que el fiscal admite que fue apartado por el Ejecutivo, para que fuera Ana Julia Guido quien tomara las riendas del asunto.

“Aquí no puede decir que cada quien va a responder por su actuar, porque en todo caso es la máxima autoridad de cualquier institución pública la que tiene que dar la cara al pueblo de Nicaragua, así que no es escudándose en esos argumentos que se enfrenta esta situación, es asumiendo con valentía las cosas y haciendo valer su autoridad”, dijo Jarquín.

Chamorro pide a Centeno no ser “cómplice”
El periodista y presidente de Cinco, Carlos Fernando Chamorro, dijo que la entrevista del fiscal demostró la motivación política que existe en las investigaciones y el secuestro de documentos y computadoras de de las ONG, pues dejó claro que lo hicieron a un lado aun cuando es la cabeza de la institución.

“Esas declaraciones del doctor Centeno son lamentables, y yo lo invito a que se reivindique o mejor que renuncie a su cargo de manera digna, antes que seguir en esta situación en la que se está utilizando a la Fiscalía para perseguirnos. Seguir al frente de la institución, a sabiendas de que se cometen tantos atropellos, es ser cómplice, y no es lo más sano ni para él ni para la Fiscalía y para el para el país como tal”, dijo Chamorro.

Chamorro le hizo saber al presidente Daniel Ortega que no renunciará a la libertad de expresión, aunque eso lo lleve a cárcel.

No será su rehén
"Yo lo que le digo a Daniel Ortega es que si me quiere llevar a la cárcel, que me lleve, pero no me va a convertir en rehén. Yo no le voy a hacer ninguna concesión, yo no voy a ceder mi libertad, no voy a ceder mi conciencia, a mí no me va a amedrentar", afirmó Chamorro, quien reiteró que existen las evidencias de que le están fabricando delitos para condenarlo a prisión.

Consideró que lo que está en juego "no es tanto si me lleva o no a la cárcel Daniel Ortega, sino establecer una sociedad civil servil, que no delibere, que calle (y) obedezca" al gobernante.

El director Jurídico del Cenidh dijo que la citatoria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, para que Centeno y la ministra Ana Isabel Morales comparezcan ante el Parlamento, tuvo que haber incluido a la fiscal adjunta Guido, que es a quien el fiscal General señala como la principal responsable de todas las acciones del Ministerio Público en contra de las ONG.