•  |
  •  |
  • END

MADRID / EL PAÍS Y AFP
El primer bebé español seleccionado genéticamente para curar a su hermano mayor, aquejado de una grave anemia congénita, nació el domingo pasado en Sevilla (sur), anunció ayer martes el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en un comunicado.

El recién nacido, llamado Javier y que pesó 3,4 kg al nacer, es fruto de la selección in vitro de un embrión exento de la anomalía genética que sufre su hermano mayor de seis años, que fue implantado en el útero de la madre.

La sangre del cordón umbilical del recién nacido será implantada mediante un transplante de médula a su hermano con la esperanza de curar la enfermedad que sufre, una beta-Talasemia mayor, la forma más grave de anemia congénita debido a una anomalía de los genes de la hemoglobina.

El objetivo es que células sanas del recién nacido colonicen el organismo de su hermano enfermo, permitiéndole a su vez fabricar glóbulos rojos sanos. "Las posibilidades de curación del niño tras el transplante son muy elevadas", según el comunicado de las autoridades sanitarias de Andalucía.

El transplante debería tener lugar de aquí a una veintena de días, y hay entre un 70% y 90% de posibilidades de que no sea rechazado, explicaron en rueda de prensa los médicos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde nació el niño.

La beta-Talasemia, de la que existen tres variantes más o menos severas, es una enfermedad extendida entre las poblaciones de la cuenca mediterránea, el conjunto de Oriente Medio, el sur y el este de Asia, África y las Antillas.


Nació para curar a su hermano
Javier nació el domingo pasado con una sorprendente responsabilidad: la de posibilitar la curación de su hermano Andrés, de 6 años, afectado de beta-Talasemia mayor (anemia congénita severa); una enfermedad hereditaria e incurable que condena a quienes la padecen a someterse a continuas trasfusiones de sangre.

El nacimiento de Javier es doblemente importante: primero porque este proceso es la primera vez que se desarrolla íntegramente en España; en este caso, en la Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, que dirige Guillermo Antiñolo; y segundo, porque sólo se conoce otro caso en la literatura médica referente a este tipo de anemia en el que el recién nacido es, genéticamente, ciento por ciento compatible con el hermano enfermo.

Ahora sólo resta efectuar el trasplante de células madre extraídas del cordón umbilical del recién nacido. Esta intervención se llevará a cabo en el plazo de dos meses.

Por eso, “y porque deseábamos tener otro hijo como a nada en el mundo, que acompañase a Andrés”, decidieron los padres de Javier, Soledad Huerta y Andrés Mariscal, someterse al proceso de Diagnóstico Genético Preimplantado (PDG), una técnica que permite concebir un nuevo hijo, no sólo libre de la enfermedad hereditaria que padece el hermano, sino con el mismo perfil de histocompatibilidad (HLA), convirtiéndose, de esta forma, en el donante idóneo para facilitar su curación.

La posibilidad de que el transplante de células madre extraídas del cordón umbilical de Javier propicie la curación de Andrés está entre un 70 y un 90%. Este trasplante se llevará a cabo “en el plazo de dos meses”.

Lo novedoso de este nacimiento es que Javier es el primer bebé nacido en España, en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, a partir de la Ley de Reproducción Humana Asistida, aprobada en 2006 por el Parlamento español, que permite concebir nuevos hijos libres de una determinada enfermedad hereditaria.