•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Organizaciones de mujeres y de derechos humanos mantienen su rechazo a reformar al artículo 46 de la Ley 779, propuesto por la Corte Suprema de Justicia, para permitir la mediación en casos menos graves.

El proyecto de reforma a la Ley 779 y Adición a los Artículos 30 y 32 de la misma, fue interpuesto la semana pasada, y la CSJ solicitó a la Asamblea Nacional que en su artículo 46 se hagan cambios en la ley para que se permita la mediación en delitos menos graves referidos a la violencia Intrafamiliar.

Para Elia Palacios, en representación de la Red de Mujeres contra la Violencia, permitir la mediación es un atentado contra la vida de las víctimas de violencia intrafamiliar.

“Mediación no es opcional”

“Que se incluya que la mediación es opcional, por nuestra experiencia en la atención a víctimas, eso no es cierto. Cuando la mujer lleva su caso ante la Comisaría de la Mujer es porque ya no soporta el maltrato, y en ese punto ya padece daño sicológico en medio de la dependencia económica y sentimental. Por tanto, encarar a la víctima con su victimario no es una opción”, explicó Palacios.

Gonzalo Carrión, director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dijo que no hay asideros jurídicos para tal reforma, dado que el Código Penal lo único que permite es la mediación en transacciones económicas.

Juana Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres, señaló que el plantón se realizó como parte de las acciones de rechazo a la reforma y posteriormente impulsarán otras actividades, entre estas una marcha el 10 de septiembre, con lo cual se espera incidir en los diputados para que no aprueben la reforma.