•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Nicaragua informó que destinó C$29 millones (unos US$1.16 millones) al pago del segundo mes de la pensión de 18,000 ancianos mayores de 60 años que cumplieron al menos con 250 semanas cotizadas al Seguro Social.

La pensión, que oscila entre US$48.1 a US$112.3 mensuales, comenzó a ser otorgada a partir de este jueves, dijo a través de medios oficiales la primera dama nicaragüense y portavoz del Gobierno, Rosario Murillo.

El Ejecutivo destinó en agosto pasado, cuando empezó a pagar la pensión reducida, unos US$725,058 para 10,951 ancianos, cuya cantidad de beneficiados subió al revisarse los casos.

Las personas mayores de 60 años que cotizaron desde 250 y hasta 450 semanas reciben una pensión de C$1,200 (unos US$48.1), según el decreto aprobado por el Ejecutivo el 19 de julio pasado.

Los ancianos que cotizaron desde 451 hasta 600 semanas recibirán C$2,000 (unos US$80.2), y los que cotizaron desde 601 hasta 749 semanas, C$2,800 (unos US$112.3), de acuerdo con la información oficial.

Esa pensión reducida de vejez fue aprobada por el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega, en un acto público en el marco del 34 aniversario de la revolución sandinista. La decisión del Ejecutivo beneficia a 18,000 ancianos, la mayoría aglutinados en la Unidad Nicaragüense del Adulto Mayor (UNAM).

La pensión reducida de vejez la demandaban miles de ancianos que cumplieron con al menos 250 semanas cotizadas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), como estaba establecido hasta 1994.

La decisión del Ejecutivo puso fin a una lucha que la UNAM sostenía desde 2005, y que alcanzó su clímax en junio pasado, cuando la Policía acordonó el lugar donde estaba un grupo de ancianos que habían ocupado el edificio central del INSS en Managua, en reclamo por la llamada pensión reducida, lo que suscitó la repulsa de sectores estudiantiles, cívicos y de oposición.