•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La situación legal de los empresarios Álvaro Montealegre y Roberto Bendaña, y del economista Hugo Paguaga Baca empeoró este jueves, porque el Ministerio Público los acusó por estafa agravada y por ofrecimiento fraudulento de activos de créditos en perjuicio de las monjas de la Orden Santa Teresa de Jesús.

Las monjitas teresianas denunciaron por estafa a Montealegre y a Bendaña el pasado 22 de agosto, después de que estos no les devolvieron US$526,433 por la compra de certificados de inversión que hicieron a la compañía Internacional Investment and Financial Services, Inc. de la cual los acusados eran directivos.

La acusación presentada al mediodía del jueves por el fiscal auxiliar Douglas Vargas fue radicada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, a cargo del juez Henry Morales.

Acusados no reaccionaron ayer

El Nuevo Diario buscó las reacciones de Bendaña, de Montealegre y de Paguaga, pero los dos primeros no respondieron a los llamados telefónicos y el tercero no reporta registro telefónico domiciliar.

En el caso de Bendaña, se informó extraoficialmente que está en su finca en Matagalpa, mientras que Helga Asher --abogada de Montealegre-- dijo desconocer de la acusación presentada por la Fiscalía.

“Ahorita no estoy en Managua, ando en Ocotal, y aquí es difícil captar la señal” --telefónica--, dijo la abogada del empresario, el cual enfrenta otra denuncia por la presunta coautoría de los delitos de estafa agravada, lavado de dinero y crimen organizado.

Audiencia urgente

El fiscal Armando Vargas dijo --en declaraciones a los periodistas-- que aunque en el escrito acusatorio no se pide la captura de los acusados, solicitarán que la audiencia preliminar se efectúe lo más pronoto posible.

Vargas aseguró que el Ministerio Público está pidiendo que la audiencia se realice el lunes o el martes de la próxima semana, y que en la misma solicitará medidas cautelares para garantizar la presencia de los acusados en el proceso.

“En la audiencia --preliminar--, la Fiscalía va a pedir las medidas de aseguramiento necesarias de personas y de bienes con qué responder para garantizar la presencia de los acusados”, dijo Vargas.

Operaban ilegalmente

El fiscal Douglas Vargas señaló que la empresa creada por Montealegre y por Bendaña, de la cual Paguaga fue gerente general, operaba ilegalmente en Nicaragua, porque no estaba registrada ante la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Finan-cieras, Siboif.

“Conspiraron de manera colectiva para tomar dinero, y luego pasarlo a sus principales empresas”, dijo el fiscal Vargas al referirse a Bendaña y a Montealegre.

Vargas expresó que, durante las investigaciones, los acusados Montealegre y Bendaña se incriminaron mutuamente por el destino del dinero de las monjitas, pero de lo único que las autoridades tienen certeza es de que el dinero invertido por las monjitas fue a parar a la empresa “Café Don Paco”.

 

Estatutos engañosos

El fiscal Douglas Vargas reveló que en la escritura de constitución de la sociedad anónima Internacional Investmens and Financial Services, Inc., creada por Montealegre y por Bendaña, se establece que su domicilio está en Panamá, pero que la captación de activos no se puede hacer en ese país, porque está prohibido por las leyes canaleras.

 

Medidas cautelares

En la audiencia de la próxima semana, la Fiscalía solicitará medidas cautelares para garantizar la presencia de los acusados en el proceso, y medidas de aseguramiento de los bienes que respondan en el juicio.