•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, confirmó ayer que la deuda que el Gobierno honrará al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, a partir del próximo año, se calcula entre US$580 y US$600 millones.

También anunció que los trabajadores y los empresarios deben prepararse para un incremento en la tasa obrero-patronal.

Arce señaló que el pago de la deuda, que el Gobierno de Nicaragua tiene con el INSS desde 1957, es parte de las medidas de costos compartidos que ha pedido el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, para resolver la crisis financiera que envuelve al seguro social.

“Eso es un planteamiento que hicieron los empresarios en la cumbre con el presidente, que la reforma de la seguridad social y el salvamento financiero del INSS tiene que ser de costos compartidos, de los tres (Gobierno, trabajadores y empleadores)”, dijo Arce.

Actualmente, la cotización al INSS es compartida por empleadores y por trabajadores. Los primeros aportan 16% del salario mensual del trabajador, y los últimos el 6.25% del salario mensual.   

Arce reiteró que la reforma a la Ley de Seguridad Social no tocará el techo de la edad de jubilación, que es de 60 años, ni afectará el número de semanas a cotizar (750).

CST aceptaría

Luis Barbosa, representante de la Central Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, dijo que los sindicalistas están dispuestos a aceptar el incremento, ya que el Gobierno ha retrocedido en el planteamiento inicial de incrementar las semanas de cotización a 1,500 y la edad de jubilación a 65 años.

“Nosotros tenemos una propuesta formal y seria en la Asamblea Nacional. Nosotros contemplábamos que los trabajadores debemos hacer un aporte a la tasa de la seguridad social, igual los empresarios”, indicó.

La propuesta que plantea esa federación de sindicalistas es el incremento de 3.17% en la cuota patronal y 1.77% en la del obrero, en un período de nueve años, es decir, que se aplique un ligero aumento cada año.

“Es decir, que los incrementos no se van a sentir. Estás hablando de 1.7% y 0.20% por año. Son cosas que tenemos calculadas. No nos estamos negando a asumir un incremento”, dijo Barbosa.

Adelantó que en las negociaciones con el Gobierno y con los empresarios pedirán la revisión de las inversiones y las tasas de retorno, a fin de bajar los gastos administrativos del 11 al 6%, lo cual, según el sindicalista, reduciría el gasto en C$500 millones.

Será de consenso

Arce evitó referirse a los porcentajes de aumento en la cuota obrero-patronal que propondrán en la mesa de negociación.

“La reforma vamos a conseguirla a través de una negociación de consenso, con empresarios y con los trabajadores. Eso tiene que comenzarse después de las fiestas patrias”, insistió el asesor presidencial.

Arce y Barbosa ofrecieron estas declaraciones luego del acto de clausura del seminario Productividad y Crecimiento, promovido por el Banco Central de Nicaragua, en el que se oficializó el programa económico financiero 2013-2016.