•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Su arte conquistó la cultura nicaragüense, porque con lápiz y papel en mano recorrió los diferentes departamentos del país boceteando el caserío rústico y reconstruyendo en lienzo los paisajes en bruto de la arquitectura nacional.

Eso es parte del legado que hoy deja Carlos Montenegro, mejor conocido como el maestro de la Plumilla.

El maestro Montenegro, quien inmortalizó al Güegüence a través de su técnica de plumilla en blanco y negro, falleció a los 71 años, la mañana de ayer, en el Hospital Militar “Dr. Alejandro Dávila Bolaños”, a causa de un fibroma, un tumor que se alojó en su tórax, y le provocó un paro cardíaco.

Un medio de expresión

“Él decía que hizo escuela sin proponérselo, porque luego que retomó el trabajo de la plumilla, lo empleó como un medio de expresión hasta llegar a perfeccionarlo y a dominarlo. Luego comenzó a experimentar en óleo, tempera y pastel”, rememora Manuel Maltez, cuñado del pintor.

Maltez, quien compartió grandes momentos con Montenegro, recuerda que el artista inició su carrera a los 26 años, cuando empezó a dibujar y a dar vida plástica las casas nicas, un arte que lo llevo a la cima de su carrera.

Inmortalizó el Güegüence

“Carlos fue uno de los que le dio valor al Güegüence o Macho Ratón. Hizo una colección que está en el museo de Cortázar, con obras que realizó cuando era miembro de la Unión Nacional de Artistas Plásticos, UNAP, en los años 80, y ahí se exponen”, explica Maltez.

Además de su obra célebre, El Güegüence, Mon-tenegro también retrató los mercados nicas, el lago de Granada, bodegones de frutas, los poéticos Cantos de Cifar (en homenaje al poeta Pablo Antonio Cuadra), siempre retratando el arte y la cultura de los pueblos de Nicaragua.

“Se ha muerto un personaje muy importante dentro de nuestra cultura nicaragüense, pero queda su legado que perdurará por muchos años. Para mí es uno de los artistas más grandes de Nicaragua”, refirió el cuñado del artista plástico.

En múltiples entrevistas realizadas a este maestro del arte plástico, reconocía que su cromatismo de alto contraste había sido influenciado por maestros europeos como Harmenszoon van Rijn Rembrandt, Francisco de Goya y Lucientes, y Michelangelo Merisi da Caravaggio, entre otros grandes de la pintura.

Homenaje en el Palacio de la Cultura

Los restos mortales del artista fueron velados ayer en la funeraria Don Bosco, en Los Robles, y hoy el Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, estará realizando un homenaje al legado de quien en vida fuera uno de los artistas más importantes del país.

“A las 11:30 a.m. (de hoy) se le rendirá homenaje en la Sala “Rodrigo Peñalba” del Palacio Nacional de la Cultura, y a continuación se realizarán sus funerales en el Cementerio General de Managua. El Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, y la familia del maestro Montenegro agradecemos el acompañamiento y las muestras de dolor por la irreparable pérdida de un Baluarte del Arte Nacional”, señala la nota luctuosa difundida por el departamento de comunicación del INC.