•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La aplicación de medidas no arancelarias, como los requisitos para la importación y exportación de alimentos y de bebidas, tiene un impacto significativo en el comercio en Centroamérica, y llega a encarecer hasta en un 30% el precio al consumidor final, de acuerdo con un nuevo estudio del Banco Mundial, BM.

El análisis señala que, en Centroamérica, Guatemala, Nicaragua y Honduras son los países que utilizan las medidas no arancelarias con más frecuencia, y explica que la falta de armonización de medidas sanitarias y fitosanitarias es una de las principales dificultades para (lograr) la integración comercial de la región.

“Estas medidas pueden aumentar en promedio el precio de un producto en un 8.7%, pero en Centroamérica ciertas regulaciones sanitarias y fitosanitarias elevan los precios hasta en un 30%”, detalla el informe.

Identificar medidas

Identificar las medidas no arancelarias que más afectan el comercio en Centroamérica es importante para impulsar esfuerzos regionales a fin de racionalizar su uso y minimizar su impacto económico, señaló José Daniel Reyes, economista del Banco Mundial y líder del equipo autor del informe.

El estudio demuestra que en Guatemala, por ejemplo, el aumento promedio del precio de la carne por medidas sanitarias y fitosanitarias equivale a un arancel del 66.4%, razón por la cual los exportadores de la región, principalmente de Nicaragua, tienen problemas para vender su producto a ese país.

“Guatemala es el país que más requisitos pide a la carne nicaragüense, lo que incrementa los costos de exportación”, señaló en julio pasado el Ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo.

La prevalencia de medidas no arancelarias en Centroamérica se compara con Asia del Sur, una región reconocida por el uso de estas medidas como barreras al comercio.

Asegurar armonización

Los resultados del estudio también señalan que deben asegurarse en la región, los procesos de armonización y “mutuo reconocimiento de los registros sanitarios”.

“Este es un buen ejemplo del tipo de políticas regionales con gran potencial, tanto para aumentar la competitividad del sector privado como para reducir los precios de alimentos y bebidas procesadas en la región”, indica el informe.

En Costa Rica, por ejemplo, el estudio señala que las medidas no arancelarias afectan a una menor cantidad de productos que en los países vecinos.

“En Costa Rica existen 131 medidas no arancelarias derivadas de 57 reglamentos, que afectan un 81% de los productos importados y un 19% de los productos de exportación”, según el estudio.