•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un centenar de feligreses se dieron cita en la Catedral Metropolitana de Managua la tarde de ayer, donde se unieron en oración por la paz en Siria, respondiendo al llamado que hizo el papa Francisco de realizar una jornada de rezos y de ayuno por la paz.

La jornada se llevó a cabo en todas las iglesias católicas del país, al mismo tiempo que la misa celebrada por el sumo pontífice en la Plaza de San Pedro, del Vaticano.

Feligreses de diferentes puntos de la capital unían su clamor por una noble causa, así como personas de otros lugares. Nena López, oriunda de Ticuantepe, comentó que era una cadena de oración que se realizaría toda la tarde, y aprovechando que estaba en Managua, no dudó dos veces en unirse y orar por Siria al Altísimo, ya que era una cadena simultánea con el Santo Padre, dijo.

La misa se desarrolló en la Catedral de Managua. Por cinco horas, la comunidad católica elevó su clamor, pidiendo paz para los hermanos de Siria, ya que para los feligreses la clave de todo es el respeto mutuo.

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes hizo el llamado local a unirse a esta cadena, ya que demasiadas personas han muerto en aquella nación de Oriente Medio --según organismos internacionales, más de 100,000 personas han muerto en más de dos años de guerra civil--; asimismo, invitó a que desde sus hogares los creyentes se unieran a la cadena de oración.

“Pedimos que todos los gremios religiosos se unan a esta causa justa, como es la paz, y hoy nos ponemos en oración y ayuno por clamor”, dijo Hipólita Arévalo, una feligresa.

“En cadena pedimos a Dios por todos los pueblos y naciones para que no haya guerra; yo pienso que lo indicado es seguirlo realizando desde nuestros hogares, debido que aquí (en la catedral) solo es hoy. Hay que elevar nuestras oraciones para que no haya más derramamiento de sangre”, manifestó por su parte Xiomara Flores, otra católica.