•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia católica nicaragüense inició ayer la Semana de la Oración por Nicaragua, que terminará el próximo 15 de septiembre, y que tiene como objetivo pedir a Dios por el futuro del país, informaron fuentes eclesiásticas.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua invitó a sus feligreses a orar, para poner “en las manos de Dios, Señor de la historia, el presente y el futuro de nuestro país”, según la convocatoria.

Una vez más, el episcopado nicaragüense se mostró convencido de que la oración es la más importante contribución, por parte de la Iglesia, a la población.

“Cuando oramos no invocamos soluciones mágicas, ni lo hacemos para sentirnos libres de compromisos y responsabilidades, lo hacemos sabiendo que orando permitimos que la fuerza del Señor Resucitado fecunde y cambie la historia, nos hacemos eco de las aspiraciones de paz y justicia, y tomamos conciencia de nuestra propia responsabilidad en el cambio social”, señaló la Conferencia.

Con ese objetivo iniciaron las misas esta semana, aunque la Iglesia explicó que no necesariamente todas las oraciones tendrían que ser exclusivamente dedicadas a Nicaragua.

El plan eclesiástico es que las parroquias dediquen al menos un día a orar de forma especial por el país, según convenga a cada una.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua recomendó temas para las oraciones, como la niñez, juventud, familia, los recursos naturales y por los que toman las decisiones.

“Orando queremos acoger los grandes retos que la realidad nacional plantea a la Iglesia y a nuestra vida de creyentes para construir una sociedad más justa y pacífica”, resaltó el clero.

En Nicaragua habitan 5.1 millones de católicos, según el registro oficial de la Iglesia católica.