Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Salud (Minsa) distribuirá entre octubre y noviembre, de este año, más de 100 mil vacunas para curar la lepra de montaña a un poco más de 1,600 personas que no son cubiertos por los servicios de salud en el país.

La lepra es una enfermedad infecciosa, causada por el parásito Leishmaniasis, la cual se transmite a las personas a través de la picadura de pequeñas moscas chupadoras de sangre llamadas flebótomos, cuyas lesiones aparecen en la piel, en mucosas o en órganos internos.

Edmundo Sánchez, Director de Vigilancia para la Salud Pública del Minsa, adelantó ayer que a cada uno se le tratará con 28 a 30 ampollas “que es lo que se lleva cada paciente para curarse la enfermedad”, justificó.

De acuerdo con el médico, la masiva entrega es usual en el Minsa. Se da entre uno y dos años. Sánchez aclaró, incluso, que no tiene nada que ver con la actual campaña electoral.

“Se trata de una distribución que hace el Minsa como parte de su mecanismo gratuito de atención y como parte de sus acciones médicas, no lo hacemos por política, pensar eso es una locura”, afirmó.


Más casos
El Minsa está invirtiendo en esta campaña alrededor de 200 mil dólares, “ya que cada ampolla cuesta alrededor de 1 dólar con 62 centavos”, detalló Alcides González, Director General del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia del Minsa.

Sánchez refirió que en Nicaragua hay 4,144 personas afectadas con lepra de montaña. La mayoría es cubierta por el Minsa. O sea que, aparentemente, la patología descrita está “controlada”.

Según el funcionario, las zonas donde más incidencias se reportan son Cua-Bocay, Waslala, Río Grande, Nueva Guinea, El Rama y Siuna, donde se contabilizan de 200 a 600 casos a más.

En 2001, el Minsa reportó 2 mil 101 casos en todo el país, siendo más afectados los departamentos de Chontales, Matagalpa, el Caribe y Río San Juan. De manera que en los últimos siete años la enfermedad casi se ha duplicado, pese a los controles de salud pública.