•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni


Las lluvias parecen no dar tregua a las cuadrillas del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, que reparan baches y eliminan pegaderos para evitar que el transporte terrestre se interrumpa totalmente en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

Las constantes precipitaciones hacen que los puntos reparados se dañen casi inmediatamente, aunque los transportistas critican la precariedad de las reparaciones que realiza el MTI

“Los módulos del MTI, tienen más de una semana de estar ahí, en el pegadero de Tadazna, solo raspan y no lo arreglan bien, por lo que se vuelve a formar el atolladero”, resiente el busero Gonzalo Rosales, quien cubre la ruta Río Blanco – Siuna.

“Aquí se va todo, combustible, lubricantes y hasta el rodaje. No podes tirar más rápido el bus, porque los podes quebrar”, añade el transportista, mientras trata de esquivar los hoyos que están sobre el trecho de 20 kilómetros Tadazna – Siuna, que por ahora se recorre en una hora con treinta minutos.

Mantenimiento tardío

Para, Yeral Martínez, un distribuidor de abarrotes en Siuna, el mal estado de las vías provoca el alza inmediata en los precios de la canasta básica, ya que esto genera mayores costos de transporte y los más afectados son los consumidores.

Martínez criticó al MTI por realizar el mantenimiento hasta que los pegaderos se han formado. “Si (el MTI) realizara mantenimientos constantes no se formaran esos grandes hoyos”, sugiere el comerciante, tras insistir que estas carreteras necesitan mantenimiento permanente.

El Nuevo Diario intentó conversar con el delegado del MTI para la RAAN, Alberto González, pero esto indicó que se encontraba en una reunión.