Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La anfetamina no es para la tos ni se utiliza en niños “vigorosos”. Por el contrario, su uso es destinado exclusivamente para la salud mental, al menos eso fue lo que advirtió ayer el doctor Edmundo Sánchez, Director de Vigilancia para la Salud Pública del Ministerio de Salud (Minsa), tras ser consultado sobre el argumento de Heberto Orozco, abogado defensor de los dos hondureños y del nicaragüense acusados de transportar ilegalmente 216 mil 906 anfetaminas, cuya comercialización es controlada en el país.

Orozco indicó en la audiencia preliminar que el Ministerio Público abrió contra los acusados, que “la anfetamina es para la tos y los niños vigorosos”, justificando con ello su transporte.

Sin embargo, el funcionario del Minsa reiteró que “ese es un pretexto, es un argumento falso que utilizan los narcotraficantes para transportar ese tipo de productos”. De acuerdo con el médico, la anfetamina no circula libremente en Nicaragua.

“Sí hay pastillas en las farmacias y algunos médicos las recetan, pero sólo en casos muy particulares como los de salud mental. Incluso, cuando se vende en una farmacia, el vendedor debe dejar constancia del código del médico que la recetó, es decir, su venta es controlada”, aclaró.


Psiquiatras no la recetan
Por su parte, el psiquiatra Nelson García explicó que la Asociación Nicaragüense de Psiquiatría no la receta. “Nosotros no la utilizamos porque no es un producto legal, por lo menos los médicos de la Asociación no la utilizamos, nosotros usamos otras alternativas como estimulantes”, reiteró.

García destacó que la anfetamina es una droga. “Se utiliza en algunas indicaciones médicas, como en pacientes con trastornos de hiperactividad y en pacientes narcolépticos, es decir, que duermen mucho por todos lados (tienen somnolencia diurna excesiva), pero nosotros no la indicamos, no la recetamos”, recalcó.

La anfetamina, según algunas definiciones de Internet, es un “potente estimulante” del sistema nervioso. Es un derivado químico de la efedrina, sintetizado por primera vez en 1887 por el químico alemán L. Edeleano.

El uso médico experimental de las anfetaminas comenzó en 1920. La droga sería utilizada desde entonces por los militares de varias naciones, especialmente de la Fuerza Aérea, para combatir la fatiga e incrementar la alerta entre las milicias.

No obstante, en 1971 fue sometida a control internacional en el marco de la Convención Internacional de Psicotrópicos. Actualmente es una sustancia controlada sujeta a fiscalización en varios países, incluyendo Nicaragua.