•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El fiscal general de la República, doctor Julio Centeno Gómez, declaró que dos personas más se presentaron ayer a denunciar que fueron víctimas de estafa por la empresa que preside Álvaro Montealegre Rivas, acusaciones que harán efectivas en las próximas horas.

Luego de la denuncia de las monjas de la Orden de Santa Teresa de Jesús, y que abrió el caso a la opinión pública, le siguió el de una familia leonesa, una madre y sus hijas de apellidos Noguera López.

El titular del Ministerio Público advirtió que en el transcurso de las investigaciones podrían salir “otros delitos y muchas cosas”, comparando este caso al de Agave Azul, que se convirtió en una estafa piramidal.

Ayer mismo, el fiscal Centeno anunció que solicitará auxilio judicial a las autoridades de Panamá como parte de las investigaciones contra los empresarios Álvaro Montealegre y Roberto Bendaña, y contra el economista Hugo Paguaga.

En declaraciones a los periodistas, el titular del Ministerio Público explicó que la información que será solicitada a Panamá será sobre el funcionamiento de la sociedad anónima International Investimentes and Financial Services INC, creada por los acusados para brindar servicios financieros.

Montealegre con antecedentes judiciales

Hoy, cuando Álvaro Montealegre comparezca en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, para responder por los delitos de estafa agravada y ofrecimiento fraudulento de activos de créditos en perjuicio de las monjas teresianas estará en un sitio que no le es ajeno.

Esto porque durante 2013 ha enfrentado dos acusaciones por emisión de cheques sin fondo en los Juzgados Tercero y Quinto Local Penal de Managua.

Montealegre logró resolver estas dos acusaciones mediante trámite de mediación con los afectados. Uno de los denunciantes fue la Dirección General de Ingresos, DGI.

Rita Marcela Brockman fue la primera persona en acusar a Montealegre en los tribunales capitalinos por emisión de cheque sin fondo, según el expediente número 010666-ORM4. 2013 PN radicado en el Quinto Local Penal de Managua.

En ese caso, Montealegre sobre la base del principio de oportunidad que establece el Código Penal, logró llegar un acuerdo satisfactorio con la parte acusadora.

Posteriormente, Oscar Cantarero Rodríguez, en representación de la DGI, interpuso otra acusación en el Juzgado Tercero Local Penal contra Álvaro Montealegre por el mismo ilícito, según el expediente número 013948 ORM4 PN.

Al igual que en el primer caso, el empresario Álvaro Montealegre logró solventar su situación legal alcanzado un acuerdo con la DGI, la que por su parte desistió de la acción penal.

Una civil

En el transcurso de 2103, Montealegre también enfrentó una demanda en la vía civil que promovió en su contra una institución bancaria.

En este caso, Montealegre entregó una casa a la parte demandante, la que posteriormente la entidad bancaria vendió mediante una venta forzada, según el expediente número 001906-ORM4- 2013 CV.

Demanda laboral

Álvaro Montealegre, al no presentarse este lunes al trámite de mediación con 73 extrabajadores que presentaron una demanda en contra de su centro de llamadas Almori, podría enfrentar otra demanda en la vía judicial.

Ahora Montealegre tiene tres días para justificar su ausencia, y vencido ese plazo los 73 demandantes podrán acudir a la vía judicial, explicó la asesora legal del Ministerio del Trabajo, Wendy Zeledón González.

Eduardo Padilla, uno de los extrabajadores de Almori, dijo que lo adeudado por Montealegre a los demandantes supera los US$150,000.

 

TAM lo amparó

En medio de las dificultades legales que enfrenta, Álvaro Montealegre logró que los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua lo ampararan por una supuesta amenaza de detención ilegal.

En su resolución, los magistrados del TAM señalan que emiten el amparo a favor de Montealegre por no existir acusación ni orden de captura en su contra.

El amparo fue tramitado el pasado 28 de agosto, cuando todavía la Fiscalía no le había acusados por la estafa agravada en perjuicio de las monjitas.

 

Incómodo

“Están anunciándose a otras víctimas de esta situación dramática e incómoda”, comentó el fiscal Centeno.