•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, confirmó ayer que el Gobierno tiene solamente dos mecanismos para honrar la deuda con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS: en efectivo, a través del Presupuesto General de la República, o por la vía de emisión de títulos.

La deuda que el Estado arrastra con el INSS se calcula entre US$580 y US$600 millones, dijo la semana pasada el asesor presidencial para asuntos económicos, Bayardo Arce.

Se espera, según Acosta, que el Gobierno empiece a honrar esa deuda a partir de 2014, pero todavía se está analizando a través de cuál alternativa pagará la deuda al Seguro Social.

La estrategia financiera del Gobierno, según el titular de Hacienda, es buscar alternativas que solventen las finanzas del INSS para dar “sostenibilidad estratégica al Seguro Social”.

Discusión de reformas la próxima semana

Por otro lado, el ministro reiteró que para lograr la sostenibilidad del INSS es necesario realizar una reforma a la ley en la que todos tengan que realizar un mayor aporte en sus cotizaciones.

La discusión a la reforma a la ley de Seguridad Social iniciará posterior a las fechas patrias, manifestó Acosta.

“Somos muy respetuosos a la negociación y al consenso, no sabemos quién va a aportar más, lo que estoy diciendo es que se debe aportar más para que se sostenga el sistema, en este caso la sociedad en su conjunto”, advirtió el funcionario.

Trabajadores por no aumento de cuota

Actualmente, la cotización al INSS es compartida por empleadores y por trabajadores. Los primeros aportan 16% del salario mensual del trabajador, y los últimos el 6.25% del salario mensual, sin embargo, los sindicalistas de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, y el Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, se oponen a la propuesta del Gobierno de incrementar la cuota al trabajador, pero sí se mostraron a favor de aumentar la cuota que aportan las empresas.

Asegurar a más trabajadores

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, quien apuesta por compartir los costos, manifestó que uno de los objetivos es lograr que más trabajadores “tengan acceso al Seguro Social”.

“No podemos quedarnos contentos con que el 7% de la población económicamente activa sea el único que tiene, en este momento, acceso al Seguro Social, es por eso que tenemos que plantearnos costos compartidos”, agregó.

Hasta julio de este año, según cifras del Banco Central de Nicaragua, BCN, había 676,200 trabajadores afiliados al sistema de seguridad social.

Los empleos generados por el Gobierno a ese mismo mes alcanzaron las 95,800 plazas, informó el BCN.

El salario promedio nominal de los afiliados al INSS, por otro lado, en febrero pasado, fue de C$7,383.6, refiere la institución.

La futura reforma al Seguro Social, sin embargo, no tiene ningún peso en las negociaciones que este año se espera empiece Nicaragua con el Fondo Monetario Internacional, FMI, para alcanzar un nuevo acuerdo macroeconómico, dijo Acosta.

“Nuestras negociaciones con el Fondo Monetario (Internacional) no influyen en el programa estratégico de política de sostenibilidad financiera”, puntualizó.