•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Presos en sus casas por los próximos 30 días permanecerán Álvaro Montealegre Rivas, Roberto Bendaña y Hugo Paguaga, acusados de estafa agravada y de ofrecimiento fraudulento de activos de crédito en perjuicio de las monjas del Colegio Teresiano.

El arresto domiciliar fue impuesto por el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henry Morales, quien ordenó la presencia policial permanente en la entrada a la residencia de los acusados.

La decisión fue dictada por el juez al concluir la audiencia inicial con características de preliminar, en la cual, a los tres indiciados, les fue dictada la retención migratoria.

Remitidos a juicios

En la resolución emitida después de dos horas de audiencia, el judicial ordenó la remisión a juicio de los tres encartados para el próximo 11 de octubre.

El juez también ordenó levantar el siglo bancario y la inmovilización de cuentas bancarias o de cualquier otro activo a nombre de los acusados en el Sistema Financiero Nacional o en sociedades anónimas donde tengan participación accionaria.

A petición del fiscal auxiliar, Douglas Vargas, el juez Morales igualmente ordenó el levantar el sigilo tributario de Álvaro Montealegre, de Roberto Bendaña y de Hugo Paguaga.

El juez Morales también ordenó a la Dirección General de Ingresos, DGI, que le informe sobre las declaraciones de impuestos hechas por los tres acusados entre julio de 2009 y junio de 2011.

La DGI deberá informar sobre las declaraciones de retenciones de impuesto sobre la renta, impuestos al valor agregado y retenciones tributarias hechas por los indiciados, según lo dispuesto por el juez.

Fiscalía ofrece pruebas

Para demostrar la culpabilidad de los acusados en juicio, la Fiscalía ofreció como pruebas los testimonios de las monjas teresianas Ángela Auxiliadora Cuadra y Diana Urroz.

Otra prueba de cargo es el informe de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financiera, Siboif, donde se expresa que la empresa creada por Montealegre y por Bendaña no está autorizada para operar en Nicaragua.

El Ministerio Público también podrá presentar como prueba en el juicio los cheques de US$100,000 y de US$400,000 que Bendaña recibió de International Investments and Financial Services para capitalizar su empresa “Café Don Paco”.

La Fiscalía, igualmente, tiene como pruebas para presentar en juicio los correos electrónicos donde con “manipulación” y “engaño” Montealegre dio largas al cumplimiento de sus compromisos con las monjas, subrayó el fiscal Vargas.

Defensas reclaman

El arresto domiciliar fue protestado por la abogada Helga Asher, defensora de Álvaro Montealegre, quien consideró desproporcionada la medida cautelar.

“Con el arresto domiciliar se está violando el derecho al trabajo que tienen mi representado y los otros dos acusados”, manifestó la abogada Asher.

En términos similares se expresó la abogada Johana Fonseca, defensora de Hugo Paguaga, quien en vano solicitó al judicial no imponer el arresto domiciliar.

La abogada Mayra Urbina, defensora de Bendaña, promovió un incidente de nulidad, alegando que su representado no era director de International Investments and Financial Services cuando ocurrió la presunta estafa.

A juicio

La resolución judicial ordena la remisión a juicio de los tres encartados para el próximo 11 de octubre, y el juez también ordenó levantar el siglo bancario y la inmovilización de cuentas bancarias

 

Acusados reaccionan

Álvaro Montealegre, tras escuchar la resolución del juez, dijo que tiene la voluntad de pagar a las monjas teresianas, pero que ellas no le contestan el teléfono.

Roberto Bendaña, otro de los acusados, aseguró que él nunca recibió dinero de las religiosas, agregando que quienes deben responder son los socios de International Investments and Financial Services.

Mientras que Hugo Paguaga reiteró que él no tiene nada que ver con la estafa denunciada por las monjitas, y añadió que él está “limpio”.