•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El comisionado Pablo Ardón, de la vocería policial en Nueva Segovia, aseguró que los habitantes del populoso barrio Champigny, han servido de escudo del prófugo Luis Alonso Cárdenas Sánchez --circulado por la supuesta autoría de un homicidio-- quien el lunes disparó contra el comisionado Amadeo Sáenz López, jefe policial en la ciudad de Jalapa, cuando la institución del orden desarrollaba un operativo para su captura.

Según su relato, los agentes policiales realizaban un cateo en los cuartos de la vivienda de la señora Lidia Azucena Sánchez, de 58 años, madre de Cárdenas Sánchez, y al llegar a la última habitación ella se resistió a la requisa, obligando a los policías a separarla por la fuerza de la puerta, cuando de pronto Cárdenas Sánchez apareció, sacó el arma por sobre la cabeza de su progenitora y haló el gatillo, alcanzando a herir al comisionado Sáenz y al suboficial Winston Garay.

En el caso del jefe de la Policía de Jalapa, el vocero policial dijo que recibió varios disparos, uno de los cuales le penetró en la cara, quedando alojado detrás de su oreja derecha.

Lanzan piedras a policías

Con el comisionado herido se armó un intercambio de disparos con el prófugo, resultado con una herida de refilón en el cuello la señora Lidia Azucena, y con heridas en los brazos una menor de 13 años, hermana de Cárdenas Sánchez.

De acuerdo con la versión policial, un numeroso grupo de vecinos de la casa del prófugo, lanzaron una lluvia de piedras a los policías, por lo que estos optaron por retirarse.

Los cuatro heridos fueron trasladados al Hospital "Alfonso Moncada Guillén", de la ciudad de Ocotal, donde los cirujanos lograron retirar el proyectil al comisionado Sáenz.

 

Circulado por un homicidio

La Policía neosegoviana tiene circulado a Luis Alonso Cárdenas Sánchez por un homicidio cometido en la comarca Quebrada Negra, municipio de Murra, en perjuicio de Mario José García, registrado el 26 de agosto de 2012.

El comisionado Pablo Ardón, vocero de la Policía de Nueva Segovia, agregó que ya hay una persona detenida en Jalapa, por estar involucrada en la protección del presunto homicida.

Como antecedente de violencia social en la comarca Champigny, está la quema de un puesto policial en el mismo sector, a manos de supuestos pandilleros, en mayo de 2002.