•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En más de C$7,000,000 se calcula la cantidad con la que presuntamente cinco miembros de una familia estafaron a la Cooperativa de Ahorro y Crédito, Caja Rural Nacional y Responsabilidad Limitada, Caruna R.L.

Así lo refiere la acusación que por estafa agravada y estelionato presentó la Fiscalía en el Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, contra Porfirio Mendoza Hernández.

El Ministerio Público también enderezó la acusación contra Kenia Mendoza Ruiz, Juana Ruiz Bonilla, Adonis Hernández Ruiz y Magaly Ruiz Hernández, todos familiares de Porfirio Mendoza.

Los US$360,000 equivalentes de C$7,604,840 presuntamente estafados provienen de fondos de un crédito revolvente brindado por el Banco de Desarrollo Social y Económico de Venezuela, Bandes, a Caruna, se indica en la acusación fiscal.

Toda la familia coludida

En el escrito acusatorio se explica que Porfirio Mendoza es acusado en calidad de presunto autor de los delitos antes mencionados, y sus familiares como presuntos encubridores.

Para la ejecución de la presunta estafa, Mendoza Hernández y sus parientes crearon la Cooperativa de Ahorro y Crédito Caja Rural de Nindirí, Carunin R.L.

Conformada la cooperativa denominada Carunin, Magaly Ruiz Hernández, sobrina política de Mendoza, gestionó ante Caruna un crédito revolvente por U$360,000, equivalente de C$7,604,840.

Al firmar el contrato del crédito el 13 de septiembre de 2010, Mendoza puso como prenda agraria e hipotecaria a favor de Caruna la cosecha de 300 manzanas de arroz en granza que producirían 27,000 quintales, refiere la acusación fiscal.

Un día antes de firmar el contrato, Mendoza convocó a Junta General Extraordinaria de Socios de Carunin, para que le aprobaran solicitar el préstamo ante Caruna, diciéndoles que la producción sería entregada a la estatal Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás.

Una vez obtenido el préstamo, Mendoza y sus familiares realizaron un manejo indebido del dinero prestado, además de vender a terceros el arroz dado como prenda a Caruna, según la acusación del Ministerio Público.

Mendoza y sus familiares vendieron 370 quintales de arroz al Centro para la Promoción, la Investigación, Desarrollo Rural y Social, Ciprés, y el pago que recibieron --según la Fiscalía--, lo utilizaron para beneficio propio, sin pagar a Caruna y tampoco depositándolo en las cuentas de Carunin.

Por los hechos antes relacionados, la jueza suplente María de los Ángeles García impuso prisión preventiva a cuatro de los cinco acusados, y los remitió a juicio para el próximo 19 de septiembre.

 

Parturienta bajo arresto domiciliar

Magaly Corina Ruiz Hernández fue la única que se salvó de quedar en prisión por encontrarse en período posnatal, pero deberá presentarse los miércoles de cada semana a firmar hoja de control de procesado.