•  |
  •  |

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, repudió la discriminación y falta de profesionalismo de trabajadores del sistema público de salud, que evidencia el resultado de las campañas injuriosas de los medios de comunicación oficialistas contra las organizaciones sociales, políticas y medios de comunicación independientes de la obediencia partidaria gubernamental.

Ante el incidente de la enfermera Patricia Vásquez, quien se burló, discriminó y negó una vacuna al periodista Oliver Gómez, al que denominó oligarca simplemente por trabajar en EL NUEVO DIARIO, el abogado del Cenidh, Norwin Solano, señaló que todo funcionario público tiene la obligación de atender las demandas de la población sin ver colores políticos, ni religiosos.

Solano comentó que los trabajadores del servicio de salud están regidos por un juramento ético. “En todo caso, el funcionario público sin importar el rango está obligado a atender a la población y principalmente cuando se trata del delicado tema de la salud pública, por lo tanto no hay excusas de ninguna índole”.