•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Elieth Tamara López Área es parte de los 31 alumnos de sexto grado de primaria que reciben clases en un ranchito maltrecho, en la escuela “Helena Ortiz”, en el barrio indígena de Monimbó.

El rancho fue construido en 2009 con palmeras, caña de castilla y madera, con la ayuda de los estudiantes del último año de Turismo y hotelería de la Universidad Hispanoamericana y padres de familias, pero debido a la falta de mantenimiento está en pésimas condiciones.

Elieth Tamara, quien reside en el kilómetro 36 de la carretera que conecta a Masaya con Los Pueblos Blancos, asegura que cuando llueve con fuertes vientos, el agua penetra por “la pared” de la que solo quedan unas cuantas varas de caña de castilla. Provisionalmente fue forrada con cartones pero eso, según la estudiante, no impide que el agua penetre.

De acuerdo a Elieth Tamara le gusta “recibir clases en este ranchito, porque entra el aire fresco, (y porque) acá estamos mejor porque no nos caen desperdicios de murciélagos como ocurre en las aulas (de concreto)” cuyo deterioro también es evidente.

Por su parte Melvin Ernesto Palacios López, otro estudiante de sexto grado, hace un llamado a las personas de buena voluntad para que contribuya a la mejora del ranchito.

Aula improvisada

Según Miriam del Carmen Tapia Pavón, subdirectora de la escuela, ante el incremento de la matrícula tomaron decisión utilizar el ranchito como aula.

Acerca del mal estado, asegura que los mismos niños lo llevaron a esas condiciones, porque antes había un guayabo y ellos arrancaban las varas de caña de castilla para bajar los frutos.

“Ellos mismos han deteriorado el ranchito, no es que lo hayamos dejado en la intemperie e incluso pensamos antes de terminar el año, comprar la caña seca, para volverlo a tejer, porque la verdad nos está sirviendo”, comenta la subdirectora.

En tanto, Marcos Antonio Castro Herrera, profesor de sexto grado, resalta que pese a las precarias condiciones en que estudian los 31 alumnos del sexto grado, mantienen un rendido académicamente de 97 puntos.

La subdirectora hace invita a que visiten la escuela para que vean las condiciones en las que se encuentra el ranchito, porque como maestros quieren darle mantenimiento, pero no tienen las posibilidades económicas para lograrlo.

Cabe señalar que la escuela “Helena Ortiz” fue afectada por el torbellino que azotó el barrio de Monimbó resultando destruidos los techos de dos aulas.