•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El comercio se ha tragado las aceras de los tres municipios que conforman el Triángulo Minero, en la Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN. Allí los peatones se ven obligados a sortear chinamos y vehículos que saturan las calles de los municipios.

Luis Jirón, un conductor de Siuna, dijo a El Nuevo Diario que las vías se congestionan de peatones debido a que en los espacios destinados para ellos, existe cantidad de ventas informales.

“Es preocupante, muchas veces cuando vas conduciendo te encontrás con hasta tres peatones que cubren casi toda la vía, te girás para esquivarlos y te encontrás con otros en el otro extremo, eso es estresante”, comentó el conductor.

Jirón añadió que los semovientes son otro problema en las vías de Siuna, por lo que llamó a las autoridades correspondientes a ordenar esta situación despejando los andenes.

Al consultar sobre el asunto a Onilda Reyes, alcaldesa de Siuna, dijo que van a implementar políticas que resuelvan y aseguró que no ordenarán derribar las construcciones que algunos ciudadanos han hecho en las áreas peatonales.

Rosita y Bonanza con vías de caos

En el caso de Rosita y Bonanza, sus habitantes aseguran que exponen sus vidas al movilizarse en las saturadas calles.

“En este pueblo tenés que arriesgar la vida, caminando en medio de la calle, porque los comerciantes, formales e informales, se han ‘comido’ las aceras, poniendo sus caramancheles”, se quejó Nicolás Muñoz, un no vidente, que se gana la vida vendiendo El Nuevo Diario.

Por su parte, José Ángel Bustillo, zapatero de Bonanza, hizo un llamado a la Alcaldía, para que haga retroceder a todos los dueños de negocios que acomodan sus mercancías en los andenes, obligando a los peatones a caminar por la calle.

Tránsito a regular

Los ciudadanos también reclaman por “el poco control de Tránsito”, ya que es común encontrar vehículos mal estacionados, taxistas ocupando los dos carriles conversando o cambiando billetes, Así como comerciantes descargando rastras.

Sobre ese punto el capitán Luis Duarte, jefe de la Dirección de Tránsito del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú, dijo que están implementando un plan de acción con los propietarios de talleres mecánicos, distribuidores y agencias para explicarles la importancia de la seguridad vial.

También explicó que piensan establecer mecanismos de regulación de estacionamiento y horarios para que el descargue de vehículos pesados con el objetivo de evitar el embotellamiento.

“Este es un plan que estamos trabajando con los alcaldes en todos los municipios del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú”, precisó el jefe policial, tras indicar que al reducir el espacio de las vías, hay problemas porque no hay andenes peatonales, y los riegos de accidentes son mayores.

Añadió que el Consejo Municipal de Transporte ha discutido el tema y decidieron que los proyectos de calles deben incluir los andenes para descongestionar las vías. Para ello, mencionó que cuentan con un estudio de Educación Vial que contempla señalizaciones de las áreas urbanas.