•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

 

El empresario Álvaro Montealegre Rivas aseguró que su cuñado y exsocio Roberto Bendaña, no tiene nada que ver con los hechos denunciados por las religiosas teresianas, según una carta conocida hoy.

La misiva fue hecha pública por Graciela Zambrana, esposa de  Bendaña, uno de los investigados por la presunta estafa a las monjas del Colegio Teresiano. La carta firmada por Montealegre está dirigida al arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes.

“Primero permítame decirle que mi cuñado Roberto Bendaña McEwan no es parte de la compañía de inversiones, lo que fue a su inicio y cesó de ser parte el 11 de agosto de 2009”, reza el escrito con fecha de 29 de agosto y que fue recibido hace dos días en la Arquidiócesis de Managua.

En el mismo, Montealegre pide a Brenes que interceda ante las hermanas teresianas para que le permitan “encontrar un punto de acuerdo de cómo y cuándo se harán los pagos”, del más de medio millón de dólares que reclaman las religiosas.

Este mediodía, Bendaña brindando una nueva declaración en la sede del Ministerio Público, en relación a nuevas denuncias interpuestas por la familia López Noguera y el médico Jorge Adolfo Tinoco Fonseca, en casos similares al de presunta estafa contra las monjas teresianas.

Minutos después del ingresado Bendaña, el economista Hugo Paguaga, salió de la Fiscalía escoltado por tres oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial quienes lo trasladaron a su residencia donde permanece bajo arresto domiciliar desde el martes.

Montealegre, Bendaña y Paguaga enfrentan por ahora un juicio por la presunta autoría de una estafa agravada y fraude por ofrecimiento de activos de créditos.

Los tres empresarios eran socios de Internacional Investment and Financial Services, Inc., compañía que ofrecía certificados de inversión.