•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

 

El empresario Álvaro Montealegre Rivas, quien acaba de ingresar al Ministerio Público a rendir una nueva declaración, reconoció ser el autor de una carta dirigida al arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, pidiendo que interceda por él ante las monjas teresianas y en la que exime de responsabilidad a su cuñado Roberto Bendeña.

Bendaña es uno de los tres acusados por el Ministerio Público de ser el autor de los delitos de estafa agravada y ofrecimiento fraudulento de documentos de créditos en perjuicio de las religiosas de la Compañía Santa Teresa de Jesús.

Las monjas reclaman US$526,000 a International Investments and Financial Services, INC, una sociedad anónima creada por Montealegre, Bendaña y Hugo Paguaga para brindar servicios financieros en Nicaragua, pero con domicilio en Panamá y que captó el dinero de las teresianas a través de certificados de inversión.

Montealegre fue citado hoy por la Fiscalía para rendir declaración en torno a dos nuevas denuncias similares presentadas contra él y sus socios.

Casi simultáneamente a la llegada de Montealegre, Bendaña se retiró de la Fiscalía abordo de una patrulla de la Policía, que lo condujo nuevamente a su residencia en Carretera Sur, donde permanece bajo arresto domiciliar por el caso de las teresianas.

Temprano, la Policía también escoltó de la Fiscalía a su casa a Hugo Paguaga, quien también rindió declaraciones por los nuevos casos de presuntas estafas.