Arlen Pérez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El artículo 27 del Tratado de Viena de 1969 establece que los Estados partes no pueden poner de pretexto su legislación interna para no cumplir o declarar inaplicable un fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, o compromisos internacionales, explicó el diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, José Antonio Alvarado.

“El artículo 27 del Tratado de Viena del 69 establece de manera muy clara que los Estados partes no pueden hacer uso de su misma legislación interna como pretexto para cumplir las sentencias internacionales y los compromisos internacionales. Aunque tengás preceptos constitucionales que sean contradictorios a una resolución de la CIJ o a compromisos internacionales como resultado de este fallo, que es de ineludible cumplimiento, tenés que cumplirlo”, afirmó Alvarado.

Consideró que el tratado propuesto por el presidente Daniel Ortega y luego mencionado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se podría hacer, sin embargo, para dejar establecido el cumplimiento de lo dicho por la CIJ.

Manifestó que la postura colombiana podría ser para “ganar tiempo” por las elecciones.

El artículo 27 de la Convención de Viena sobre derecho de los tratados detalla que “una parte no podrá invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un tratado. Esta norma se entenderá sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 46”.

De acuerdo con Alvarado, es “absurdo” lo que dice el presidente Santos, y solo tiene sentido políticamente porque está preocupado por su reelección.

 

CNU respalda llamado a cumplir fallo de La Haya

El Consejo Nacional de Universidades, CNU, respaldó al llamado a cumplir la sentencia de la Corte Internacional de Justicia del 19 de noviembre de 2012, asegurando que Nicaragua es la que ha sido víctima del expansionismo en diferentes momentos de la historia.

Telémaco Talavera, presidente del CNU, indicó que la comunidad universitaria llama a la defensa del derecho internacional y a la unidad de los gobiernos latinoamericanos y caribeños para que prevalezca este derecho que es “la garantía de la paz”.