•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El especialista en derecho internacional, Manuel Madriz, dijo que la negativa del gobierno colombiano de acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, que favorece a Nicaragua, no debilita a la CIJ, sino a la misma Colombia y a la normativa de convivencia pacífica y ordenada de la comunidad internacional.

“No se está perjudicando tanto a la autoridad de la CIJ, sino más bien a la misma Colombia, como impulsora del daño hacia la comunidad internacional, su normativa y el derecho internacional existente, que no fue hecho ni por el Congreso colombiano ni por el nicaragüense, sino por la comunidad internacional a través de siglos”, expresó Madriz, como representante de la Asociación Cen-troamericana de Derecho Internacional e Integración, Acadi, en conferencia de prensa, junto a organizaciones ambientalistas nacionales que rechazan la posición del Gobierno colombiano.

Indicó que se está afectando las normas que tienen los Estados en el cumplimiento de procedimientos destinados para tener una vida internacional ordenada y respetuosa.

Así mismo, el doctor Madriz destacó que la posición contra Nicaragua por parte de Colombia, de Costa Rica, de Panamá y de Jamaica no tiene impacto jurídico ente el fallo de la Corte Internacional de Justicia, que el 19 de noviembre de 2012 favoreció a Nicaragua en la recuperación de su plataforma continental.

“Incluso, estos países presentan a Nicaragua como si fuese un Estado imperial o una potencia que está arrebatando una parte de Colombia, cuando la realidad es que Nicaragua primero concurrió ante la CIJ para reclamar su derecho, y esta, luego de un estudio detallado, falló a favor de Nicaragua”, dijo Madriz.

Recordó que en la cumbre de presidentes durante la reunión del Grupo de Río, en República Dominicana, el presidente colombiano Álvaro Uribe, se comprometió a respetar el fallo de La Haya, lo cual hizo como representante de su gobierno y de su país.

Kamilo Lara, del Fondo Nacional de Reciclaje, Fonare, junto al Club de jóvenes Ambientalistas, Fundación Amigos del Río San Juan, SOS Ambiente, Tecuilcan, Cedaprode y Predenat, plantearon la posición de apoyo al Gobierno nicaragüense, y rechazo a la posición de Colombia.

“Rechazamos la actitud hostil del Gobierno colombiano, a la que se suman Costa Rica, Panamá y Jamaica. También reiteramos que la solución de esta situación debe fundamentarse en el respeto al derecho internacional y a la paz en América Latina y el Caribe”, dijo Lara.