•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como pocas veces, el Gobierno de Nicaragua contestó ayer a los señalamientos de Costa Rica, a través de una carta firmada por el canciller de la República, Samuel Santos, donde expresa que “la nueva escalada verbal del Gobierno de San José, pareciera tener por propósito insertarse en la campaña orquestada por otros países de la región en contra de Nicaragua”, en alusión a Colombia, Panamá y Jamaica.

La respuesta de Santos está dirigida a su homólogo costarricense Enrique Castillo, y fue originada por dos notas diplomáticas en las que el vecino del sur avisa a Nicaragua que “en el curso de esta semana” visitará la zona en disputa.

Antojadiza interpretación

En la misiva nicaragüense, Santos rechaza un nuevo intento de Costa Rica por hacer una “antojadiza interpretación de las medidas establecidas por la CIJ, mediante su ordenanza del 8 de marzo de 2011, en torno a la zona de Harbour Head”.

“Costa Rica insiste en realizar notificaciones de último momento a Nicaragua, en un intento superficial de disfrazar su incumplimiento a la Ordenanza de la Corte, la cual es clara al indicar en su párrafo 86, numeral segundo, que puede enviar personal civil encargado de la protección del medioambiente, única y exclusivamente ante la necesidad de evitar un daño irreparable en la zona en disputa, lo cual, además, debe ser consultado de forma previa con Ramsar y notificado a Nicaragua para trabajar en conjunto, y de esta forma encontrar soluciones. Costa Rica ha decidido una vez más no cumplir con lo indicado por dicha Ordenanza”, explica la carta del gobierno nicaragüense.

Violaciones del espacio aéreo

Santos también recuerda que en reiteradas ocasiones han “objetado las numerosas violaciones del espacio aéreo perpetradas por el Gobierno de Costa Rica, y, en ese sentido, le reitero que las normativas internacionales obligan a su gobierno a utilizar los mecanismos pertinentes para solicitar la debida autorización de sobrevuelo en territorio nicaragüense”.

Época de lluvia

Por otra parte, la carta nicaragüense responde a las declaraciones de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien denunció el martes a Nicaragua de abrir dos nuevos canales fluviales en una zona del Caribe sobre la que ambas naciones mantienen una disputa en la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

En ese sentido, Costa Rica solicitó a Nicaragua enviar “personal para la protección ambiental a fin de evaluar la situación del humedal” de la zona en disputa, Harbour Head.

La misiva expresa al respecto que “estamos en época de lluvias intensas que normalmente alteran el nivel de aguas en toda esa zona. Por consiguiente, no sería de extrañar que el aspecto de algunos caños puede haber variado en los últimos meses”.

Además, el Gobierno de Nicaragua niega que “haya autorizado que se efectúen trabajos de cualquier tipo en el área en disputa, ni ha enviado personal a esa zona”, en respuesta a las acusaciones del vecino país.

 

El pretexto tico

Nicaragua le dijo ayer a Costa Rica que “intenta disfrazar su incumplimiento a la Ordenanza de la Corte, la cual indica que puede enviar personal civil encargado de la protección del medioambiente, única y exclusivamente ante la necesidad de evitar un daño en la zona en disputa".