•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni


La modificación a la Ley 779 dio hoy un paso más al frente, al firmarse esta mañana en la Asamblea Nacional el dictamen para su reforma, cuya discusión está prevista para la semana próxima.
La firma fue realizada por la diputada sandinista Martha Marina González, presidenta de la Comisión de la Mujer del parlamento, y por el también oficialista Edwin Castro, en representación de la Comisión de Justicia.

El diputado Castro dijo que se "usó la lógica" para dictaminar en consenso la reforma a la Ley 779. "La justicia en Nicaragua es restaurativa y no vengativa", sostuvo el diputado sandinista.

Agregó que "el afán de la reforma es buscar siempre la armonía y sobre todo, la armonía en los hogares". Hay que dejar claro que la mediación es voluntaria, no es obligatoria", expresó Castro.

El dictamen de reforma a la Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer, basado en una propuesta presentada hace un mes por la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pasaría luego a la Primera Secretaría.

La Corte propuso modificar el artículo 46, para introducir la figura de la mediación como excepción en base al principio de oportunidad en los delitos leves, explicó ayer el diputado Wilfredo Navarro, tercer vicepresidente de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

Según el legislador liberal, se acordó poner en agenda para la próxima semana la discusión y aprobación de reformas a la joven Ley 779, que ha generado diversas opiniones en el ámbito judicial, político, religioso y social del país.

La Corte Suprema de Justicia introdujo, con carácter de urgencia el 26 de agosto en la segunda secretaría de la Asamblea Nacional, una iniciativa de reforma al artículo 46, y adición a los artículos 30 y 32 de dicha ley.

En la modificación al artículo 46 pide a los diputados introducir la figura de la mediación como un derecho de oportunidad en los casos de delitos leves, siempre y cuando no haya indicios de reincidencia.

En la adición al artículo 30, propone dotar de competencia a jueces penales de audiencia y a otros jueces para conocer delitos contemplados en la Ley 779, en aquellos municipios o departamentos donde no hay todavía Juzgados especializados en violencia de género.

Asimismo, propone incorporar el artículo 155 del Código Procesal Penal, a la ley, referido a la violencia doméstica o intrafamiliar, para que los jueces especializados en violencia puedan conocer este tipo de delitos que se cometen contra otros miembros de la familia, tales como la violencia que pueda cometer una mujer hacia un menor, un anciano, o contra los mismos hombres.