•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A cuatro años de prisión por estelionato y usurpación del dominio privado fueron condenados los tomatierras Luis Manuel Guillén y Tomás Vargas Medrano.

Mientras que el tercer acusado, Erick Guillén Rivas, fue sentenciado a dos años por usurpación y uno por estelionato deberá pagar una multa de C$3,286 y solo podrá salir de la cárcel hasta el 21 de agosto del 2016.

Los otros dos condenados pagarán una multa de C$5,478.50 que deberán cancelar a más tardar 30 días después que la sentencia quede firme y terminarán de cumplir la condena el 21 agosto del 2017.

Absueltos por daños y perjuicios

En la misma resolución el juez Tercero Local Penal de la capital, Ernesto Rodríguez absolvió a los tres convictos por los ilícitos de daños y estafa.

Los hechos por los cuales los tres reos fueron sentenciados están relacionados con la invasión a una propiedad ubicada en la comarca San Isidro, jurisdicción de Managua.

“Las abundantes pruebas aportadas por la Fiscalía, el acusador particular, Noel Alonzo Cano y defensores fueron coincidentes”, refiere la sentencia condenatoria dictada por el juez Rodríguez.

Para el abogado Alonzo Cano, que el juez haya afirmado que las pruebas aportadas por las defensas coincidieran con la de los acusadores significa que los primeros contribuyeron a demostrar la culpabilidad de sus clientes.

Tras la lectura de la sentencia condenatoria, la abogada Grethchen Lorente Fuentes, defensora de Luis Manuel Guillén, expresó su desacuerdo con lo resuelto por el juez Rodríguez.

A criterio de Lorente, las pruebas aportadas por la Fiscalía y el acusador particular no fueron suficientes para demostrar la culpabilidad de los condenados.

Los tres abogados defensores anunciaron que apelarán de la sentencia al igual que el acusador particular, pero este último apelará por los años de prisión impuestos -cuatro- por considerar que los tomatierras debieron haber sido condenados a siete años de encierro en la cárcel por cada delito.

 

Vargas es reincidente

Tomás Vargas Medrano, uno de los sentenciados, cumple con otra condena de un año de prisión impuesta por el juez Local Penal de Ciudad Sandino, donde se declaró culpable por usurpación de funciones públicas, ya que se hacía pasar como asistente del Procurador General de la República, Hernán Estrada.