Orlando Barrios
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tras el grito: ¡Viva San Miguel Arcángel!, el son de los filarmónicos no se hizo esperar al igual que la quema de cohetes y el repique de campanas que anunciaban la salida de la imagen de la iglesia que lleva el mismo nombre, en un recorrido por las calles de Masaya.

Desde la 1:00 p.m. centenares de devotos se aglomeraron en la iglesia, donde participaron de la misa, oficiada por el arzobispo de Managua, monseñor José Leopoldo Brenes, quien en su homilía invitó a los feligreses a defender la fe en la Iglesia y en Cristo, a defender el Año de la Fe.

“Fortalezcamos nuestra fe, nuestro amor a Jesús, y que estas fiestas se desarrollen con gozo y alegría”, dijo monseñor Brenes.

También pidió a los hombres de prensa y camarógrafos de Masaya, como lo hizo en las fiestas patronales de Managua, no enfocar a los picados. “No enfoquen al que esté peleando, porque esos no andan con fe, no son promesantes”, dijo.

“Enfoquen al promesante, al que va de rodillas, al que baila con devoción, porque esos tienen fe. No los que están adorando a otro Dios, al Dios guaro”, expresó el arzobispo.

Fiestas patronales son un tesoro

Rememoró cuando Juan Pablo II decía que las fiestas patronales son un tesoro para América Latina, y eso el papa Benedicto XVI lo recalcó, cuando en 2007 reunió a más de 100 obispos en Brasil.

“El papa Francisco es latinoamericano, un papa que conoce las tradiciones, conoce de las fiestas patronales, pide que las vivamos con espíritu de fe, que nos lleven a amar a Jesús, a conocer quién es San Miguel, y nos lleven a un encuentro con Jesucristo”, mencionó monseñor Brenes.