•   Bluefields  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al cumplirse siete meses de la desaparición del ciudadano español Miguel Ángel Roldán Hernández, de 61 años, quien era dueño de una finca ubicada en el Caño Sillico, sobre la ribera del río Kama, municipio de Kukra Hill, en la Región Autónoma del Atlántico Sur, el Ministerio Público acusó a dos personas de ser autores de su asesinato.

El Ministerio Público de la RAAS acusó al capataz de la finca, José Humberto Soza Castellón, de 37 años, y a Erick Soza Valle, de 21, como los presuntos autores del crimen en contra del español desaparecido.

En el expediente se menciona que los acusados tenían todo planificado para asesinarlo, en vista de que el español había tenido discusiones con el capataz por irregularidades que había detectado en la finca, como la pérdida de animales.

Después de una visita que realizó a Managua, el español regresó a su finca el 18 de marzo en horas de la mañana, y fue recibido por el capataz. En un momento cuando Roldán Hernández se encontraba en el interior del yate “El Travieso”, de su propiedad, el capataz lo atacó con un objeto metálico, provocándole severos golpes y heridas que acabaron con su vida.

Posteriormente apareció Erick Soza, quien ayudó a Soza Castellón a bajar el cuerpo del español a un cayuco azul, y fue trasladado por Erick hacia la bocana del río Kama, donde el cuerpo de la víctima fue sumergido en las profundidades.

La acusación agrega que presentarán como pruebas la declaración de un testigo, y la prótesis dental del español Roldán, la que fue encontrada en el interior del yate. El cuerpo de la víctima nunca fue hallado.

El capataz de la finca se encargó de informar a los vecinos sobre la ausencia del español, diciendo que había salido en la ruta Rama–Managua a buscar repuestos para el motor de su yate, y que nunca regresó, añade la acusación de la Fiscalía.

Cautela en el caso

El capataz de la finca, Humberto Soza, fue declarado culpable por obstrucción de funciones a las autoridades, y guarda prisión por un año en este caso, mientras que Erick Soza Valle se encuentra prófugo de la justicia, y se espera que en las próximas horas la Policía gire orden de captura en su contra.

El caso se continúa manejando con hermetismo y cautela. Ni la Policía ni la Fiscalía han emitido declaraciones públicas sobre el tema, aduciendo que solo las instancias nacionales en Managua están autorizadas para brindar información al respecto.

Raúl Castillo, abogado de la familia del desaparecido, dijo que no ha sido informado de la acusación por parte de las autoridades.

“No se me dice nada, no conozco sobre la acusación; por esa razón no he informado a la familia ningún dato relevante”, afirmó Castillo.

Miguel Ángel Roldán Hernández era un ciudadano español jubilado, a quien le gustaba viajar por el mundo, pero en uno de sus viajes a Bluefields, hace dos años, exploró la zona de río Kama, municipio de Kukra Hill, donde se compró una finca de 300 manzanas, y disfrutaba realizar viajes en su yate.

Los vecinos relataron que el extranjero era muy cariñoso y todos le llamaban el “Coño” o el “Español”.

 

Las pruebas

Según la acusación que presentó el Ministerio Público por el asesinato del ciudadano español Miguel Ángel Roldán Hernández, se ofrecerán como pruebas la declaración de un testigo y la prótesis dental de la víctima, la que fue encontrada en el yate de su propiedad. El cuerpo no fue hallado.