Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Las intensas lluvias que están cayendo en el Caribe norte ya cobraron la primera víctima mortal, y hay preocupación porque un municipio de Las Minas ha quedado incomunicado, además que varios puentes importantes de la zona peligran ante la crecida y embalsadas de ramas y palos.

Carlos Iván Jarquín Centeno, de 34 años, es la persona que perdió la vida por inmersión de de su vehículo Kía, rojo y sin placas, al ser tragado por el río Matis, cuatro kilómetros al noroeste de Siuna, cuando intentaba cruzarlo, informaron autoridades policiales.

La víctima, un taxista, quedó prensado entre el timón y el asiento, luego que el automóvil entrara al agua y enseguida fuera arrastrado y volteado, al punto que las llantas quedaron hacia arriba por las fuertes corrientes del río.

El taxista, según sus familiares, iba a visitar a un hermano cerca del río Matis y pese a que varios habitantes del lugar le insistieron, gritando del otro lado, que no se metiera al río, el trabajador del volante hizo caso omiso a la advertencia, lo que le provocó la muerte al final.

Las lluvias caídas desde el miércoles al mediodía ocasionaron que el municipio de Bonanza quedara incomunicado con Rosita, ante la crecida del río Zopilote.

El transporte colectivo y de particulares se regresó a sus municipios, más cerca de Rosita, por no poder pasar el río Zopilote a falta de puente.

Mientras tanto, en Siuna, la Defensa Civil se trasladó al puente Wani, donde junto a sus pobladores del mismo nombre, desde horas tempranas trabajaban para desatascarlo de ramas, palos y troncos, que ejercen presión del lado del curso de este caudaloso río.

Unas seis cuadrillas de voluntarios usaban machetes, hachas y motosierras para despejar el área, pues de lo contrario peligra que este puente, que también comunica a Siuna con varias comunidades y cooperativas productivas, como El Hormiguero, Labú y Uly, además de Waslala, sucumba por las fuertes corrientes y la embalsada.

El puente Wani fue construido por cooperantes cubanos en los años 80, y hasta ayer por la tarde, según Porfirio Padilla, que preside la comisión de infraestructura del Consejo de la RAAN, se trabajaba para que las aguas fluyan bajo el puente sin impedimento alguno.

Otro río como el Okonwás, de Rosita, amenazaba con cubrir el puente del mismo nombre, así como otros ríos menores como el Sansawás y Siunawás, que en temporada lluviosa y en tiempos de tormentas y onda tropical se crecen y es peligroso desafiarlos.