José Luis González
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Monseñor César Bosco Vivas Robelo, obispo de la Diócesis de León, consideró que los deseos de algunos chinandeganos de crear en Chinandega una nueva Diócesis dentro de la provincia eclesiástica de Nicaragua, conlleva a un prolongado y lento proceso que debe recibir el visto bueno del Vaticano.

La situación debe ser analizada por los obispos dentro de la Conferencia Episcopal, y después enviar el caso a la Santa Sede, donde el papa Francisco tendrá la última palabra, explicó el prelado.

“Es una idea que se ha expresado, no hay ningún proyecto de restauración de la provincia eclesiástica. La idea en sí no es mala ni mucho menos, como interés eso está bueno, pero si las personas que están gestionando esta iniciativa son católicas, deben comprender que tienen todo un proceso por delante, más o menos largo”, dijo el obispo.

Según Vivas, la iniciativa en primera instancia debe ser estudiada despacio a solicitud de la Diócesis de León, a la cual se le quitaría una parte de su territorio, y una vez que la Conferencia Episcopal evalúe una posible división, se envía el informe a la sede vaticana, que sería la que tomaría la última decisión de la creación de una nueva diócesis en el país.

El caso de León

“Si para mejorar los servicios de la Iglesia es necesario dividir la parroquia, una Diócesis, hacer otras provincias en un país, no veo por qué no hacerlo… yo estoy en la mejor disposición de analizar el caso de recibir aportes, pero eso no significa que va a suceder inmediatamente”, reiteró.

A modo de ejemplo, expresó que desde hace dos años se mandó a la Conferencia Episcopal y a la Nunciatura --la representación diplomática del Vaticano en Nicaragua--, una iniciativa para elevar a Arquidiócesis a León, en ocasión de celebrarse este 2013 los 100 años de la provincia eclesiástica, pero tal solicitud aún está en proceso.