•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Alrededor de 2,000 montados llegados de todos los rincones del país, dieron colorido a la hípica celebrada ayer en esta ciudad, en honor a San Jerónimo, el “Doctor que cura sin medicina”.

Briosos ejemplares equinos de raza española, peruanos e iberoamericanos, se convirtieron en la principal atracción de la jornada que concentró a miles de masayas y de turistas.

En el desfile fue notoria, además, la creatividad y colorido de los stand de diversas empresas patrocinadoras.

Horacio Sequeira Sevilla, nicaragüense residente en Miami, aseguró que tiene 42 años de participar en hípicas en el país, y cada año cierra con broche de oro con la hípica de Masaya.

“Ya me voy, porque tengo dos meses de estar en Nicaragua, pero regreso en enero a las hípicas de Acoyapa, Chontales”, dijo el jinete, quien asegura que monta caballos desde pequeño.

La hípica de este año extendió su recorrido, iniciando en el sector de La Barranca para seguir por la arteria principal del barrio San Carlos hasta llegar a las famosas Siete Esquinas, donde viró para atravesar la calle principal del barrio San Juan, las vías aledañas al Parque Central y del Mercado de Artesanías, hasta culminar en la Iglesia San Jerónimo.

La Policía de Masaya dispuso para la seguridad de la hípica un total de 239 agentes, distribuidos en diferentes puntos. Hasta el cierre de nuestra edición no se habían reportado incidentes que lamentar.

El próximo lunes 30 de septiembre, tras una misa solemne, la venerada imagen de San Jerónimo abandonará su templo para recorrer las calles aledañas, mientras cientos de promesantes bailarán al son de los filarmónicos y de las marimbas.