•  |
  •  |
  • END / Canal 11

Miembros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, y periodistas, fueron agredidos por turbas CPC ayer en horas de la tarde frente al edificio del Ministerio Público, y ante la mirada pasiva de seis agentes de la Policía Nacional.

“No nos van a hacer caer, no nos intimidarán y seguiremos defendiendo los derechos humanos de todos y todas las nicaragüenses sin distingos”, expresó la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Cenidh, cuyo vehículo fue dañado por las fuerzas de choque del gobierno.

El divulgador del Cenidh, Héctor Calero, los abogados Norwin Solano y Gonzalo Carrión, además del periodista Camilo Calero, del Canal 12, resultaron con lesiones menores gracias al “amor rosado chicha” de los miembros de los Comités del Poder Ciudadano, que desde tempranas horas se apostaron a la entrada del Ministerio Público en espera de las personas citadas por la entidad estatal.

Citas peligrosas
Bajo la presencia de los CPC y trabajadores públicos, por la mañana fue recibida Cecilia Millán, representante de Oxfam Gran Bretaña para América Latina, quien se presentó a la cita con los libros contables pedidos por el Ministerio Público. Allí poco faltó para que agredieran a una periodista del periódico Hoy.

Millán dijo que la central en Gran Bretaña estaba preocupada por la atmósfera en Nicaragua, y llegaba con la documentación requerida para aclarar la situación, asegurando que no existía nada ilegal en las transacciones de fondos a organismos no gubernamentales, ni en la administración de los fondos administrados del Fondo Común para la Gobernabilidad. De este último, el Centro de Investigaciones de la Comunicación y el Movimiento Autónomo de Mujeres fueron beneficiados, al igual que otros ONG y algunas instituciones gubernamentales.

Turno de Coordinadora
Por la tarde la cita fue para Georgina Muñoz y Mario Quintana, ambos enlaces de la Coordinadora Civil, que acompañados por la doctora Vilma Núñez y varios de sus abogados, fueron recibidos por un grupo más nutrido y agresivo de turbas, que con sus megáfonos y gritos irrespetaron a todo aquel que se presentaba a la recepción del Ministerio Público, sin importar si éstos eran trabajadores de la institución.

Desde medio día había una solicitud formal enviada al despacho de la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, solicitando la presencia de agentes para protección de las personas citadas a declarar, sin embargo, esto no sucedió.

Luego de insistentes llamadas al comisionado mayor Juan Ramón Grádiz, de Asesoría Legal de la PN, y de que éste minimizara la situación, hizo presencia una patrulla con seis agentes que se limitaron a ver lo que sucedía.

Tomados de licor
Al terminar los fiscales la entrevista con los enlaces de la Coordinadora Civil, éstos, junto a los miembros del Cenidh salieron de la institución bajo los insultos de la turba, algunos elementos visiblemente embriagados. Esta vez no se limitaron a escupir con sus gritos los clásicos improperios impublicables, sino que los siguieron por la calle, en especial a los abogados del Cenidh, que entre empujones, con dificultad lograron entrar a su camioneta, en la cual Héctor Calero se subió a la tina fotografiando a su alrededor.

Cenidh y periodistas agredidos
El vehículo arrancó, pero cien metros adelante debió detenerse, pues dos mujeres cerraban el paso y entonces el vehículo fue alcanzado por la turba. Héctor recibía manotazos y sombrillazos por parte de los CPC, hasta que uno de ellos le arrebató la cámara y huyó. Héctor intentó dar alcance al ladrón, pero fue seguido por más CPC, que al darle alcance lo golpearon y tiraron al suelo a vista y paciencia de la Policía, a pesar de los reclamos a la autoridad por parte del abogado Carrión.

Camilo Calero, periodista de Canal 12 y hermano de Héctor, se lanzó sobre su hermano tirado en el suelo y lo abrazó para protegerlo, mientras los CPC los pateaban en el pavimento. Los abogados Norwin Solano, Carrión y el periodista Dino Andino, de Canal 2, debieron intervenir para acabar con la agresión, ya que los policías no lo hicieron. Fue entonces cuando Solano fue alcanzado por dos cobardes patadas en la espalda, y al solicitar al policía que hiciera algo, simplemente se dio la vuelta.

Luego que la camioneta del Cenidh logró salir, preguntamos al oficial a cargo, que se identificó como Róger Potosme, placa 2601, por qué no previnieron esos sucesos ni evitaron la agresión. Su contestación fue: “Yo lo que miré fue que los de la camioneta son los agresores. Para qué se regresaron. Ellos son los provocadores”.

Repudio por la agresión y paciencia policial
En conferencia de prensa, la doctora Vilma Núñez culpabilizó a la pareja presidencial por la agresión, y a la Policía Nacional por su falta de desempeño.

Bayardo Izabá, Director del Cenidh, dijo que ésta es la segunda vez que la Policía no atiende al llamado de protección en su caso, ya que a la casa particular de la doctora Núñez le lanzaron pintura y la han amenazado. Por su parte, la doctora Núñez dijo que tiene los nombres específicos de las personas que están detrás de estos ataques, y que los mismos serán hechos públicos si atentan contra la vida de ella o contra los miembros de su equipo de trabajo.

“La PN está obligada por ley a dar protección a cualquier ciudadano, y en este caso los oficiales cometieron el delito de omisión en sus funciones. Por tal motivo, como requisito de hacer valer nuestros derechos presentaremos todas las evidencias del caso a las autoridades competentes y de los responsables de la agresión captados en video. También haremos la denuncia internacionalmente, pues en Nicaragua ya no existe seguridad jurídica, con un Ministerio Público y una Policía Nacional de dos caras, la de los partidarios fieles y la de directores de institución, cuyo mandato ha sido usurpado”, dijo Núñez.

Georgina Muñoz, enlace nacional de la Coordinadora Civil, también repudió el ataque contra los defensores de derechos humanos y contra los periodistas. “Son situaciones desafortunadas para el país y no sabemos de donde sale tanto odio. Por eso haremos nuestra denuncia al mundo sobre la violencia y agresión de este gobierno contra las ONG, y principalmente contra el Cenidh, organización con amplia trayectoria y reconocimiento internacional. (Lo que ocurre) es un atropello a la democracia, dijo.

Dos horas después de la agresión, al Cenidh se presentaron oficiales del Distrito III de Managua y le aseguraron a la doctora Núñez que por órdenes de la directora de la PN, tendría protección tanto en su hogar como en su centro de trabajo.